Buscando el consejo de un herrero antiguo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando el consejo de un herrero antiguo.

Mensaje por Nahum el Sáb Mar 30, 2013 3:10 pm

Cap. 1: Aunque solo 1 fuera.

-Taller del herrero, poblado de Chania en las cercanías del santuario.-

Recuerdo que cuando era niño y me ponía a trabajar en mis esculturas, cuando una de ellas se rompía yo lloraba amargamente y muchas veces me rendía y lo dejaba todo, es entonces que mi padre y mi madre se acercaban a mi, me daban una palmada en la espalda y me abrazaban con el cariño y la seguridad que solo ellos te pueden dar, acto seguido me decían que me lavara las manos para comer un poco, que descansara y después de ello continuara con mi escultura; … yo no veía la razón para continuar con algo en lo que era un completo desastre. Al verme así mi padre decidió llevarme después de la comida al pueblo, decía que en el había un hombre sabio que podría ayudarme con mi problema.

Mientras caminábamos entre las calles del poblado, a mi llego un sonido muy peculiar, y conforme avanzábamos ese sonido era cada vez mas y mas fuerte hasta que descubrí de donde provenía.

Llegamos a una casa muy grande, hecha de piedra y metal y dentro de ella había un hombre muy fuerte con una barba grande y un poco desaliñada.
--¿Quien es el papa?
--Es el herrero hijo.
--Que grande es, ¿Y cuando iremos a ver al hombre sabio que me ayudara?
--Hijo,…lo tienes frente a ti, es el.

Al voltear a verme aquel enorme hombre barbado, no pude evitar ponerme detrás de papa, aquel señor tenía una enorme cicatriz en su ojo, pero extrañamente también tenía una gran sonrisa en su rostro...

--Fue un accidente niño, no tengas miedo, no te hare nada.

Yo aun seguía con miedo mientras mi padre le explicaba mi situación y mi problema.

--Jajajajaja… (Se reía en un tono muy alto)
--Oiga (decía yo un poco molesto)
--Y lo dejaste, ¿no es cierto?, mira niño, nadie en este mundo nace sabiendo hacer las cosas, solo sigue intentando hasta que logres hacer lo que deseas, no te rindas y sigue de pie.

Para ese momento yo tenia mi completa atención sobre aquel hombre, ya había olvidado por completo que hace algunos minutos atrás yo tenia miedo de el, incluso antes de irnos estreche su mano, agradeciéndole su consejo.

--Oye niño, espera un segundo, (me decía antes de que nos retiráramos),
De repente se acerco a mí y comenzó a alborotarme el cabello.
--Gracias pequeño, me has alegrado el día; date una vuelta por el taller otro día y tal vez puedas jugar con mi hija un poco.



--Disculpe, ¿decía algo? (pregunta un hombre mientras espera por su herramienta reparada)
--No, nada en especial

Digo mientras cubro con una sabana mi armadura de Cincel de Escultor, la cual creo que cuido mas que a mi mismo;…por lo general me gusta hablar con ella (después de todo esta viva), pero creo que a los demás les parece algo,…extraño; ahora simplemente he optado por hacerlo cuando estamos solos.

--Ya esta lista la guadaña señor, esta vez no se le romperá tan fácilmente, solo júreme no volver a intentar cortar nada que no sea de la cosecha, para eso existen hachas o sierras, ¿de acuerdo?

El granjero se retira de mi herrería después de pagarme; es simpático, un hombre de familia que da todo de si por aquellos que dependen de el, de acuerdo a la gente de Chania, el poblado donde me encuentro desde mi arribo al Santuario, es un hombre muy querido por la gente, una persona respetada y que siempre da confianza el estar junto a el,… sin embargo, aun con todo ello es mas que obvio que tiene miedo cada vez que entra en este lugar, de hecho, cada vez que me ve a mi; …no recuerdo un solo día que se haya atrevido a verme a los ojos por mas de 3 segundos.

La forja comienza a extinguirse conforme el sol se oculta detrás del horizonte;…desde que comencé con este trabajo me dije a mi mismo que esta forja no se apagaría nunca, pero esa noche me sentía un poco decaído, triste si lo quieren ver así, y así como la noche sucede al día, la obscuridad se apodera de todo el taller.

Yo permanezco sentado cerca de la forja mientras contemplo su extinción, cada una de las llamas que la forman dejan de bailar lentamente, perdiendo su luz y su presencia, como cuando quitas los pétalos de una flor de uno en uno,; no importa cuanto luchen, la muerte llega para todos, incluso el fuego ,… incluso el cosmos.

Comienzo a cabecear, mi cuerpo necesita descansar , el sueño se apodera de mi ser cuando siento un llamado de mi armadura, he estado poco tiempo con ella pero se que en este momento me alerta de un peligro, lo cual no tiene sentido dado que estamos solos en el taller, y no siento ningún cosmos cerca, sin prestar mas atención a ello decido retirarme a mi cama para descansar cuando de pronto siento un gran dolor en mi cabeza, como si algo me hubiera golpeado a traición por la espalda, toda la piel quemada de mi cuerpo comienza a sentir un dolor agudo, tan fuerte que casi me tira al suelo, elevo mi cosmos para recuperarme pero al voltear para encontrar al agresor no veo nada, en el taller no hay nadie mas que mi armadura, algunas esculturas, las herramientas y yo.

Entre toda esa penumbra me dispongo a salir del taller, al cruzar la puerta se observa todo el poblado preparándose a dormir, los niños recibiendo a sus padres, las familias que se reúnen para cenar tranquilamente, etc. , y entre toda esa multitud puedo ver a un hombre mayor que se acerca a mi.

--Disculpe, ¿ya esta cerrando?, quería ver si podía repararla.

Me pregunta un señor con una silla de metal toda doblada, al parecer por una gran carga encima.

--Si, regrese mañana.
--Lo lamento, disculpe usted.
--…Espere un segundo, démela.

Estaba un poco cansado pero aun así decidí hacer un trabajo express;…Mi cuerpo comenzó a fortalecerse mientras tenia esa silla en mis manos,…de pronto, como si esa silla fuese de papel comencé a desdoblarla y a darle la forma original, aquel hombre no quitaba los ojos de mis manos los cuales gracias a mi cosmos parecía como si emitieran fuego de entre los dedos, lo cual no estaba muy lejos de la verdad.

Con cada movimiento que hacia, solo con el toque de mis dedos partes de esa silla quedaban al rojo vivo; no me tomo mas que un par de minutos el terminar de repararla, pero creo que al señor le pareció mas que una eternidad.
Justo después de terminarla sople un poco sobre ella y la metí a una tina con agua para cerrar las soldaduras.

--…Essste,… cu,… ¿cuanto le debo? (decía atónito, con la boca semiabierta)
--Déjelo así, ya me pagara por otro trabajo después.

El señor tomo su silla y se alejo de ese lugar, por su formas de caminar diría que algo temeroso.

--Creo que debería dejar de asustar a la gente así señor, la gente en este poblado no le gusta mucho las cosas extrañas,… digo, no estoy diciendo que usted sea extraño o algo así, pero…

Me decía el señor dueño del lugar donde me hospedaba cuando llegue.
--Si, si, si,… lo se, se supone que no debo mostrar mis habilidades como caballero, pero estaba cansado y la verdad esa silla era algo muy simple.

El señor me toma de un hombro mientras me invita a tomar algo a su casa;… Un lugar muy cálido y relajante, un buen lugar para descansar para aquellos que están de paso.

--Lo veo un poco decaído esta vez, joven Nahúm,…quizá le gustaría hablar de eso.
Decía al tiempo que me regalaba una taza de café.
--¿Se nota mucho?, pensé que lo había ocultado.
Me invita a sentarme en la sala, cerca de la chimenea para continuar nuestra conversación.
--…Aunque solo 1 fuera, solo pido eso.
--Puede que sea viejo, pero se cuando alguien esta mal por dentro, y en este momento su espíritu me dice que algo le preocupa mucho.
--…Dígame algo: ¿Cuantas personas lo ven?, ¿cuantos hombres, mujeres o niños lo ven,…a los ojos?
El señor solo se queda viendo su café entre sus manos.
--¿Alguna vez las personas le han mostrado esa sensación de repulsión hacia su ser?, por favor dígamelo lo mas honestamente posible.
--(Tomando un sorbo de su café)… ya veo de que se trata, creo entenderlo.
--No señor, no creo que lo sepa, y no intente compadecerme, realmente dudo que usted haya sentido algo así.
--¿Que te hace estar tan seguro de eso?
--…Solo esto.(le digo mientras retiro la mitad de la mascara que cubre mi rostro, dejando ver los estragos del fuego en la piel humana), ¿usted cree que no se que todos en Chania me ven como un monstruo?, ¿usted cree que no se que todos en este poblado tienen miedo de ver mi rostro?, ¿usted cree que no noto que no hay nadie en este lugar que me vea a los ojos?,… vamos, ni siquiera usted se atreve a verme frente a frente, ¿o me equivoco?
Tomo un poco de café antes de continuar.
--Vamos, espero una respuesta.
Aquel casero se paraliza un momento antes de proseguir, puedo percibir como intenta girar su cabeza para verme a los ojos pero no lo hace, simplemente regresa su mirada a esa taza de café.
--Ok, tiene razón,… lo lamento.
--No, no es verdad, la gente solo dice lo lamento cuando no se le ocurre nada mas que decir.
Tomo el último trago de café antes de levantarme.
--Véame,… vamos, solo esta vez véame a los ojos.
El señor intenta voltear su mirada pero solo se queda viendo la mascara sobre la mesa.
--Señor: …VEAMEEE…



Tomo mi mascara y la vuelvo a colocar en su lugar.
--¿Se da cuenta?, de todos en el pueblo es el que mas tiempo lleva de conocerme y ni siquiera usted se atreve a verme;… creo que llego la hora de buscar consejo.
--Quizá los caballeros puedan ayudarle con ello.
--No, los caballerosa de Zodiaco son un caso muy aparte de todo, ellos no me temen pero eso no significa nada, se supone que nuestro entrenamiento del cosmos nos prepara para no temer, de esa forma poder defender los ideales de justicia y paz en nombre de la Diosa Athena; créame cuando digo que ninguno de ellos me ha de ayudar con esto.
--¿Pero entonces?
--Buscare consejo con el único hombre que tal vez sea tan sabio como para darme una respuesta.
--¿Un párroco?, ¿un psicólogo?
--No, un herrero viejo y cansado, en mi pueblo natal.




El sol no tardara mucho en salir y cumplir con su deber como todas las mañanas, al igual que todos los hombres y mujeres en el poblado de Chania,… todos menos el herrero.
--(Tocando la puerta de la herrería) Disculpe, buenos días,… ¿se encuentra el herrero?
--No se moleste en tocar señor (dice el casero mientras se acerca), no hay nadie que atienda por ahora.
--Que paso con el herrero, quería que me arreglara algunas herramientas.
--No se encuentra, pero me dijo que si alguien venia le cambiara sus herramientas por otras que el ya tiene preparadas.
--¿Y tardara mucho en regresar? (pregunta mientras el casero le cambia sus herramientas por otras)
Dice mientras ve al fondo del taller una armadura solitaria, hermosa, con un tono azul claro y una gema en la parte del casco que daba paz con solo observarla.
--Esa es su armadura de Cincel de Escultor, ¿no es verdad? (pregunta el señor)
--Si, pero sin las herramientas ni las hombreras;… la verdad no se cuanto tiempo tarde en volver, o siquiera si volverá.
--Tiene que hacerlo, es un caballero de Athena y ninguno de ellos se rinde ante nada.
--Puede ser, pero también es un hombre,… uno con muchos problemas en su cabeza y su corazón.
--Es increíble, pero aunque no lo frecuentábamos muy seguido, de alguna forma se volvió parte de Chania rápidamente.
El señor le agradece y se retira del lugar dejando solo al casero quien se queda viendo el sendero que guía hacia fuera del poblado.
--Es verdad, ninguno en este pueblo te ha visto a los ojos desde tu llegada, pero sabían que eres un buen hombre y así te aceptaron en sus vidas, debí decírtelo antes; ahora solo espero que encuentres esa respuesta que anhela tu alma y vuelvas pronto, Caballero de Cincel de Escultor.



La armadura de bronce permanece dormida hasta que su compañero humano solicite su apoyo, mientras tanto deberá protegerse a si misma, no importa cuantas veces aquella sombra intente destruirla, mientras su portador humano no la vista la constelación de cincel no dejara que la destruyan.
Ya cansado de golpear esa armadura sin resultado alguno, desiste mientras se queda viendo el horizonte, observando la silueta de un caballero que se retira de la protección del santuario mientras el sol prepara su espectacular aparición.
--Tu alma se encontrará sola a sí misma en medio de oscuros pensamientos, Nahúm; podría ser muy agradable, la mejor parte de tu vida, o podría ser el peor infierno, todo depende de ti,…y te prometo que no importa donde te encuentres, no podrás evitarlo,…no esta vez.

--Fin del Cap.1—

Off:
Desde que entre a la pagina he tenido ganas de escribir varios fics los cuales por una u otra razón no he podido realizar como quisiera, sin embargo este relato lo había tenido en la mente desde que escribí mi llegada al santuario, todo esto lo hago como tributo a una persona que conocí hace varios años, un hombre que significo algo para mi en esta vida, y ahora tomo a Nahúm (el personaje que me representa), en una encrucijada parecida a lo que vivió este ser querido para mi, obviamente tomare partes fantásticas y otras cosas para darle cierto enfoque caballeresco.
Espero les agrade y próximamente agregare el 2ndo cap., ya con algo mas de simpatía y menos dramático.
Tambien a partir del Cap.2 dare a conocer mejor al enemigo en cuestión , será un caballero (mi ventaja es que al ser un personaje no existente, me da libertad absoluta de pensar con el lo que sea).
avatar
Nahum
Aspirante
Aspirante

Mensajes : 137
Puntos : 112

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando el consejo de un herrero antiguo.

Mensaje por Nahum el Lun Abr 08, 2013 3:07 pm

Cap.2: Encontrarse a si mismo.

1er dia del viaje:

-En algún lugar del mundo.-

--El viaje es largo, la ultima vez que lo recorri fue cuando llegue al santuario y tarde mas de 1 mes en llegar a mi destino, sin embargo esta vez estoy preparado y también soy mas fuerte y rápido, con todo y escalas si mis cálculos no me fallan llegare a mi pueblo en poco mas de 5 dias.

Sendero viejo, un camino poco usado por los vehículos de esta generación, pero muy transitado por los viajeros andantes y algunos comerciantes que todavía utilizan animales para sus trayectos, atraviezo las montañas mientras busco comida y un lugar donde descansar, llevo casi todo el dia caminando y la noche esta cerca de aparecer, esta vez corro con suerte por que a lo lejos, en las faldas de la montaña puedo ver un pequeño poblado.
En ese momento, mientras me dirijo al lugar, un anciano que esta sentado a la orilla del camino me habla con una voz profunda.

--¿Eres nuevo por aquí verdad? ,¿A donde vas chico?

Lo veo fijamente, es un señor de probablemente mas de 70 años, sin embargo se ve muy fuerte para su edad, después de todo debe ser hombre de campo.

--Si, lo soy, me dirijo al pueblo a descansar.
--Si yo fuera tu dormiría aquí en la montaña.
Lo veo fijamente pero el continua sin levantar la mirada.
--Aun asi ire, de cualquier forma necesito algunas cosas y no creo que no quieran venderme algo aunque sea extraño entre ellos.
--Bueno (me dice con un tono desalentador), pero no digas que no te lo adverti.
Comienzo a avanzar hacia el poblado dándole la espalda a aquel anciano hasta que…
--Tenga cuidado en ese lugar, caballero del zodiaco.
--¿Cómo es que sabe que yo soy …?

Sin embargo, al voltear la mirada ya no veo su cansada silueta, lo busco con los ojos por todos lados pero sin resultado alguno, no creo que alguien a su edad se pueda mover tan rápido como para esconderse, es extraño pero no le doy mas importancia y continuo mi camino, por la distancia diría que llegare en 10 o 15 min.



El sol esta a punto de ocultarse detrás de la cordillera y yo no puedo llegar aun al pueblo, desde arriba y a lo lejos no se veía tan distante el poblado por lo que se me hace muy extraño que aunque lleve casi 1 hora aun no llegue a ese sitio; por desgracia la obscuridad se hace mas profunda y el resto del camino atraviesa un bosque un poco denso asi que creo lo mejor será acampar en ese lugar; … mañana tendre tiempo suficiente para adquirir viveres para continuar.

Por el agua no me preocupare, pude encontrar un arrollo cercano y puedo hervir el agua, además encontré algunas frutas en el camino, después de todo no será tan difícil como cuando lo recorri por primera vez.

El cielo esta limpio de nubes y la noche es calida, tomo algunas sogas y usando una cobija que llevo conmigo construyo una hamaca; no me gusta usar mi cosmos cuando no es necesario pero la verda es que no quería esforzarme mucho asi que usando mi energía, con un chasquido de mi dedos genero una pequeña llama para encender la fogata,… una pequeña fogata controlada por mi cosmos y los sonidos de los animales nocturnos serán mi arrullo esta noche, mañana al amanecer me preocupare por llegar al poblado cercano.

--Bueno, no era lo planeado pero al final tendre que hacerle caso al viejo; dormiré aquí y mañana continuare con el camino.



(Sueño)
-Recuerdo de hace 10 años-

(Risas de niños)
Una carrera amistosa, una pequeña y el joven Nahum corriendo de un lado a otro hasta que el niño tropieza con una piedra que no vio, se raspa el brazo y una rodilla pero no llora, sin embargo en sus ojos se nota claramente su molestia por haber perdido.
La pequeña aun no se da cuenta de que el no la sigue y continua corriendo ahora en
dirección a su padre.

--Papa, papa,… gane la carrera, soy mas rápida que el niño de tu amigo.
--Si, lo vi, felicidades, …ahora puedes hacerme un favor.
--Si papa.
--Ve , compra flores para la mesa y después ve a lavarte las manos para comer.
--Si papa; … oye Nahum, quieres…

Pero antes de que volteara a preguntarle, el herrero toma a su hija del hombro y le pide que vaya sola.
Después de enviar a su hija se dirije hacia el pequeño, quien aun se encuentra en el suelo.

-- Algún día, en cualquier lugar indudablemente te encontrarás a ti mismo, y ésa puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.
--¿Que se supone que significa eso señor?

El herrero se detiene unos momentos, no puede dejar de ver esa piedra mas grande que un perro partida por la mitad, y tampoco puede quitar su mirada de esos ojos rojos, …tan rojos como la sangre.

(Fin del sueño)



Despierto sobresaltado, no importa cuanto lo intente, esos ojos siempre me han causado cierto temor, aun ahora que soy un caballero no me puedo quitar ese miedo de mi mente.
Aun es de noche y dudo que el amanecer este cerca, pero se que ya no podre conciliar el sueño asi que lo mejor será continuar mi camino, apaleo un poco de tierra para apagar el fuego y evitar posibles incendios, no quiero causar ningún daño al bosque.

Mientras me alejo puedo sentir la presencia de algunos animales, cazadores nocturnos en busca de un buen bocado, ninguno me preocupa por que todos ellos sienten mi energía y se mantienen alejados, lo mas probable es que me consideren una amenaza y prefieran no tener
ningún inconveniente.

Sigo mi andar entre las sombras nocturnas cuando escucho pasos detrás mio, volteo rápidamente buscando a mi perseguidor pero no hay nada, obscuridad y nada mas,…

--(Digo en voz baja) …Quizá me estoy volviendo algo paranoico.
--No,… no es asi

Una voz muy profunda y perturbadora rompe el silencio del lugar, esta vez estoy seguro de que no estoy solo, no puedo verlo con mis ojos pero puedo sentir el cosmos de los demás.

--Sigue intentándolo, de nada te servirá.
--¿Quien eres?, muéstrate ahora cobarde (exclamo mientras sigo buscando su presencia, sin éxito)
--Yo no me estoy ocultando de ti, al contrario; ¿O es que no me recuerdas?

Veo que tiene razón, no importa quien sea, no puedo saber en donde esta, no lo encuentro; es entonces que escucho un susurro provenir de mis espaldas.

--Pienza un poco.

Volteo rápidamente pero no veo nada, no hay nadie mas que yo en este lugar, comienzo a alterarme un poco y tomo mis herramientas preparándome para cualquier cosa.

--Oh vaya, parece que el niño quiere pelear,… si asi lo quieres, entonces yo también me pondré un poco,… agresivo.

Todo se detiene en ese momento cuando escucho un chasquido muy agudo, de pronto todo a mi alrededor comienza a arder: los arboles, el césped, las hojas, todo a mi alrededor se comienza a llenar de fuego hasta formar una hoguera.

--(Gritando)…¡DETEN TODO ESTO AHORA!
--(Riendo con una voz profunda)… Obligame.

Debo concentrarme, soy un caballero cuyos ataques pueden generar el fuego, y asi como puedo crearlo también pueden detenerlo; mi cosmos comienza a elevarse rápidamente en mi interior, debo enfocarme en consumir todo el calor alrededor para sofocar las llamas, el fuego comienza a bajar pero por desgracia la hoguera creada es mas grande de lo pensado, lo único que puedo hacer es mantener a raya el fuego, no dejare que avance mas de de lo que ya ha consumido.

--Ya veras cuando te encuentre maldito piromaniaco, pero primero apagare tu desastre:
“GOLPE DE CINCEL”


Utilizo mis herramientas para crear una zanja que levante la tierra, gracias a mi cosmos puedo dirigirla a donde desee y en este momento debo cercar el area quemada, derribando arboles incendiados y alejándolos de los demás para que no se extienda mas el daño, además de levantar la tierra y cubrir con ella el incendio, para apagarlo mas rápidamente.

Acabada la zanja, puedo ver como el incendio comienza a ceder, ahora solo es cuestión de mi cosmos para acabar de consumirlo, sin embargo no puedo percatarme de su presencia hasta que me inmoviliza, abrazandome por la espalda

--¡BRAVO¡, el niño ha aprendido trucos nuevos.

Intento zafarme de el pero es muy fuerte, incluso elevando mi cosmos me es imposible liberarme; muestro resistencia pero aun asi me arrastra hasta un rio cercano.

--(Con voz firme) Sueltame
--Vamos,…relájate, ¿que no vez que estoy celebrando tu triunfo? (dice en un tono burlon), ¿que de malo tiene una celebración entre amigos?.

De pronto el me forza a agacharme frente al rio, ahora por fin puedo sentir un poco de energía provenir de el, la cual usa para detener un poco el flujo del agua.

--¿En verdad no me recuerdas?

Comienzo a escuchar una risa muy fuerte, molesta y perturbadora, la cual aunque la escucho al lado mio, pareciera provenir desde el interior de mi cabeza; un recuerdo muy antiguo regresa a mi mente cuando ese rio se detiene por completo, tan liso como un cristal me muestra mi rostro quemado, y al lado un par de ojos llenos de malicia, de odio, de rencor; una bestia inhumana con ojos rojos,… tan rojos como la sangre.

Comienzo a sentirme un poco perturbado cuando ese sujeto azota mi cabeza contra el agua; me levanto rápidamente para pelear pero ya no puedo sentir su presencia de nuevo, asi como llego volvió a desaparecer.
Hago lo posible por calmarme, respiro profundamente para recuperar el aliento mientras sigo buscándolo sin ningún resultado.



Ya mas tranquilo, tomo mis cosas y reanudo mi camino, debo llegar a mi pueblo para conseguir algunas respuestas, sin embargo ahora que se que alguien me sigue debere ser mas cuidadoso.

--(levantando una rama quemada) La próxima vez que te vea, voy a detenerte.



Antes de irse, el joven Nahum ha desviado un poco el rio para que el agua acabe de apagar el incendio, el sol por fin esta cerca de salir mientras un reflejo de nadie se visualiza en el pequeño arrollo.

-- …Algún día, en cualquier lugar indudablemente te encontrarás a ti mismo, y ésa puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas (Risas).


—Fin del Cap.2—


OFF:
Toda la trama de mi fic esta basada en hechos que me sucedieron en la vida, cosas que pasaron y algunas historias de mis abuelos (q.e.p.d.), es difícil pensar en ellos nuevamente, pero me dan muchas ideas.

_________________


avatar
Nahum
Aspirante
Aspirante

Mensajes : 137
Puntos : 112

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.