LOS CABALLEROS DE AFRODITA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS CABALLEROS DE AFRODITA

Mensaje por Nahum el Mar Abr 23, 2013 3:04 pm

En la actualidad, la diosa Athena, junto con los dioses Hades, Poseidon y otros tantos, mantienen una rivalidad que que ha llegado hasta los terrenos del hombre, causándoles algunas penurias; mientras que los dioses pretenden provocar caos en la Tierra, la diosa Athenea hace lo posible junto con sus caballeros de Zodiaco de mantener a todo el mundo en paz y tranquilidad.

Por desgracia, con el paso de los años, las personas han comenzado a olvidar a algunos de estos dioses, sacándolos de sus mentes y sus vidas, y eso no es bueno para los dioses por que al igual que los sueños, solo podrán existir en el mundo mientras los humanos sigamos recordándolos, o necesitándolos: Un dios, al igual que un rey no puede gobernar si no hay nadie que obedezca su mandato.

Es aquí donde todo comienza, por que deben entender que sin importar lo que se tenga que hacer, ellos no dejaran que los olvidemos,… en especial la diosa Afrodita.

En el reino de los dioses no existe nadie mas hermosa que ella, con una belleza etérea, ojos del color del cielo y un cuerpo que invita al deseo y la perdición.

La diosa del amor, al igual que sus hermanos, siempre están al pendiente de los hombres y mujeres de la tierra, seres mortales que se rinden ante ellos y claman su nombre al paso de los años, otorgan ofrendas y algunas veces sus vidas a cambio de sus favores divinos y de la felicidad de los mismos dioses; al menos mientras los mantengan en sus corazones.
…Y Afrodita sabe muy bien como hacerlo.



(Templo de Afrodita. Pafos, al suroeste de la costa de Chipre)

El alba asciende por el horizonte mientras las Carites (diosas de las festividades) viven una vida pacifica en el interior de aquel sitio; muchos hombres y mujeres que viven a los alrededores ignoran que en el interior del templo existe un portal por medio del cual se puede llegar a una playa majestuosa, un lugar muy agradable y tranquilo, solo digno de un dios, o en este caso de una diosa.

El cielo envía una ligera briza que mueve las olas del mar, un viento muy agradable que indica a las Carites la próxima aparición de la dueña del lugar; las olas comienzan a agitarse hasta que comienzan a formar una ligera espuma blanquecina, de la cual surge una hermosa y angelical mujer: una belleza de piel blanca y tersa coronada con un cabello dorado largo y ondulado, un cuerpo delicado pero a la vez exuberante aunado a unos ojos del color del cielo; una diosa en toda la extensión de la palabra.

Car—(Bajando la cabeza mientras ofrece un vestido de seda) Bienvenida sea a su reino, diosa Pandemos…

La hija de Zeus y Dione enciende un poco de su cosmos, calentando su cuerpo mientras se evapora cada una de las gotas de agua que cubren su desnudez.

A—Por favor, llámenme diosa Afrodita.

Tosas las carites detienen sus actividades al percatarse de su presencia, comenzando a reverenciarla mientras ella camina hacia sus aposentos: un pequeño templo tapizado con nubes blancas las cuales protegen un pequeño campo cubierto de flores de diversos colores; …un pequeño jardín exclusivo para ella.

Un pequeño grupo de damas se reúnen en torno a ella, ofreciéndole diversos manjares y una suave briza con plimas mientras ella se prepare para dictar su mandato divino.

A—Por favor, quisiera ver que ocurre en la Tierra .

Una de sus sirvientes se acerca a sus pies mientras coloca frente a ella una vasija con agua con la cual puede ver a los hombres.

A—(suspirando) Podria observarlos todo el dia, pequeños hombres que hacen lo posible por tener una vida agradable y honesta, sin embargo…

Su rostro comienza a perder un poco su sonrisa mientras mira mas detenidamente la vasija.

A—Sin embargo, veo con tristeza que ya casi ninguno de ellos nos adora, nos ofrece ofrendas o nos pide ayuda;… es que acaso la humanidad ya no nos necesita?, acaso ya he sido desterrada al reino del olvido junto con mis hermanos?

Voltea la mirada a una Carite cercana a ella como esperando una respuesta a sus preguntas, la cual al percatarse de ello trae consigo otra vasija con la que proyecta la imagen de la ciudad de Grecia en la época actual.

A—Es Grecia, que se supone que debo ver en ese sitio?

La imagen en el agua tenue comienza a aclararse mientras se visualiza una gran montaña la cual desde su base tiene una gran escalinata, una construcción antigua pero que aparentemente resguarda un gran poder que se divide en varias pequeñas zonas, un poder oculto en cada una de esas construcciones con forma de pequeños templos o casas, todas ellas protegiendo la cima de la montaña donde se levanta una estatua enorme, con la imagen de una dama muy conocida.

A—Vaya, pero si es mi hermana Athena, puedo ver que a ella le ha ido muy bien.
La imagen cambia de nuevo mientras se dirige hacia otro lugar de Grecia, una planicie semidesértica donde muchos hombres y mujeres se agreden mutuamente, pero al mismo tiempo se nota como agradecer y rinden tributo a la joven diosa de la guerra y la sabiduría.

A—Espera un segundo (dice mientras detiene la imagen en ese lugar), que es esto que me estas mostrando?, quienes son esas personas con armaduras extrañas que al mismo tiempo adoran a mi hermana?

C—Tengo entendido que estos hombres y mujeres se hacen llamar a ellos mismos “Caballeros del Zodiaco”, mi diosa; y todos están al servicio de la diosa Athenea, cada uno de ellos la defiende a capa y espada arriesgando sus propias vidas.

A—No!!! (grita mientas arroja la vasija fuertemente), como es posible que mi hermana tenga tanta atención siendo que yo soy mas hermosa que ella?, que acaso la humanidad se ha vuelto loca?, …como es posible esto?

Atrapada en su vanidad, cubre su rostro con sus manos mientras tranquiliza su espíritu, al mismo tiempo que pienza en algo mas.

A—Decidme, acaso todos ellos realmente la adoran como a una diosa, o como una mujer común con el poder de una diosa?

Car—No, mi diosa Afrodita, cada uno de ellos le rinde culto a Athena, la diosa, aun sabiendo que ella se encuentra en un cuerpo mortal.

A—Es la única diosa que aun se recuerda?

C—No, es la única diosa pero también son adorados los dioses Hades y Poseidon, incluso uno de nombre Odin.

A—Ya veo (dice mientras disfruta la escencia de una rosa roja), pero cual es la razón por la que ella tiene tantos seguidores? Se supone que es la diosa de la guerra y por lo que he visto no hay ninguna guerra mortal actualmente.

C—El hecho es que sus caballeros mantienen la paz y la tranquilidad en todos los lugares donde ellos estén presentes, siempre actuando bajo el nombre de Athena, por lo cual ha sido recompensada con una buena fama, mi diosa.

Afrodita se mantiene pensativa mientras se recuesta entre las flores, respira profundamente mientras decide sus siguientes palabras.

A—Paz y tranquilidad, solo con eso ella ha conseguido mantenerse en la mente de los humanos,… lo que significa que…

De pronto una sonrisa aparece de nuevo en su rostro.

A—Significa que si puedo defender algún lugar en mi nombre los hombres volverán a adorarme.

C—Pero usted es la diosa del amor; no de la guerra.

A—(Viéndola con ojos mlestos, pero quitándolos rápidamente) Tienes razón; además eso de la guerra no me va muy bien, estar sucia y sudorosa podría maltratar mi piel y no seria nada bueno; …pero entonces que hago?

Es en ese instante que observa un desastre pequeño en uno de los poblados aledaños al santuario de Athena, una imagen del futuro cercano donde una mina comienza a colapsar en la cual se puede ver a un caballero del zodiaco entrando rápidamente a salvar las vidas en peligro.

A—(sonriendo nuevamente)Eso es, por que no lo entendí antes, no necesito hacer las cosas yo misma sino que necesito sirvientes que lo hagan por mi, …que trabajen en mi nombre.

Voltea rápidamente hacia todas partes observando a sus sirvientas y a las carites que la rodeaban.

A—Pero creo que ustedes no me ayudaran mucho, verdad?; no son muy fuertes físicamente, lo que significa que debere buscar a alguien preparado para la batalla, o...

C—Que esta pensando mi diosa?

A—Bueno, no creo que a mi hermana le moleste prestarme 1 o 2 de sus caballeritos para que me ayuden a recuperar un poco de popularidad.

C—Pero podría molestarse.

A—No, no creo que le moleste tanto, después de todo con todos los caballeros que tiene no creo que se preocupe por algunos que le falten, además a ella siempre le gusto ayudar con los problemas familiares.

El cosmos genera una briza proveniente de su cuerpo con la cual levanta cientos de petalos que la cubren por completo, juntándose y fusionandose cada uno de ello sobre su piel vistiéndola tomando la forma de pantalones de mezclilla, sandalias y una blusa blanca de seda muy escotada.

A—Bueno, asi parece que soy una humana, no creen?(pregunta mientras coloca una rosa blanca adornando su cabello)

La briza continua y cubre a algunas Carites, las cuales también viste con atuendos comunes.
C—Pero mi diosa, con que propósito hace esto?

A—Por que van a acompañarme, ni piensen que voy a ir sola al reino de los mortales.

Voltea por ultima vez a observar dentro de la vasija, en la cual aparece la imagen del caballero de Cincel de escultor, saliendo de la mina mientras socorre a los heridos del derrumbe.

A—No se quien seas joven caballero, pero espero te guste la idea; “Caballeros de Afrodita”, suena bien no es asi?
C—(un poco nerviosa)Disculpe, mi diosa pero…
A—Que ocurre?
C—Que pasara si ese caballero se reusa a su petición?
A—(Acercandose a ella) No importa si son fuertes, aun siguen siendo hombres y aun no nace ninguno al cual no pueda seducir: con un toque de mis manos obtendré su atención,
(desabotonando su blusa) un pequeño roce a mi cuerpo y entrare en sus sueños, y con una sola mirada a sus ojos, …será mio para siempre.

_________________


avatar
Nahum
Aspirante
Aspirante

Mensajes : 137
Puntos : 112

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.