Desafíos galácticos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desafíos galácticos

Mensaje por Bastian de Cancer Sapuris el Lun Jul 23, 2012 7:49 pm

La historia se desarrolla en la época actual.... Hace dieciséis años nació Atena en el Santuario, Grecia, que es la cuna de la civilización. Ella es la reencarnación de la Diosa de la Tierra y la Sabiduría, ella viene a la tierra cada determinado ciclo a protegerla y con ella a los seres humanos...


Los encargados de protegerla y ayudarle en su misión son los Caballeros del Zodiaco, dirigidos por el Gran Patriarca, quien verá por Atena hasta que crezca y desarrolle todo su poder...



La Serie comienza más o menos asi...


La serie da comienzo con las batallas de uno de los más grandes torneos de lucha llamado "Batallas Galácticas", que es creado y auspiciado por una de las más grandes fundaciones de Asia llamada "Fundación Graude", su fundador "Mitsumasa Kiddo" muere antes de que este torneo empezara y en su lugar deja a su nieta llamada "Saori Kiddo"...
En el torneo participan caballeros de bronce, quienes no conocen mucho acerca de la historia de los caballeros, el ganador de este torneo ganará la armadura de oro (la armadura que Aioros entregó junto con la pequeña Atena a Mitsumasa Kiddo)...


Tiempo antes de que el torneo comenzara, la fundación preparó a 100 muchachos que Vivían en orfanatos de distintas partes del mundo (que después gracias al manga nos enteramos que eran todos hijos de Mitsumasa Kiddo), su propósito era entrenarlos para que se volvieran expertos en artes del combate, por medio de un sorteo fueron enviados a distintas partes del mundo para finalizar su entrenamiento, solo diez lograron obtener su armadura de bronce para competir en el torneo y ganarse la Armadura Dorada...



Varios Caballeros ya han llegado a la Fundación y el Torneo Galáctico ha empezado en el coliseo de la Fundación. Este evento es muy parecido a la lucha libre ya que el público en general tiene acceso al coliseo para ver las peleas, a parte que las peleas son televisadas para todo el público. La hermosa joven heredera Saori observa los combates...


El Caballero Pegaso, el de la constelación del caballo Alado...


Seiya, que es uno de los huérfanos de la Fundación, aún está en Grecia peleando con otro aspirante a Caballero, Cassios, para obtener la armadura de Pegaso. En este combate también están presentes Marin, entrenadora de Seiya, y Shaina, entrenadora de Cassios.


Cassios es un oponente gigantesco y muy fuerte, pero Seiya sabe lo importante que es ganar esa armadura, y conoce que la verdadera fuerza radica en el poder de su alma (cosmo), y que sabiéndola proyectar puede acabar con su oponente, aunque éste en apariencia sea más fuerte físicamente, gracias a este conocimiento Seiya utiliza la técnica que había estado perfeccionando; el "Golpe de Meteoro" de Pegaso, cuya fuerza equivale a cien golpes en un segundo. Utilizando toda su cosmo-energia, Seiya vence a Cassios. El cosmos es la energía del alma que habita en todas las personas y que, al ser debidamente enfocada, es lo que le da a los Caballeros la habilidad de hacer cosas superhumanas. Seiya recibe la armadura del Patriarca del Santuario (?), No sin antes escuchar por boca de éste que la armadura se debe usar para defender la causa de la justicia, nunca para beneficio personal o por interés propio. Seiya deja el Santuario, pero Shaina, la entrenadora de Cassios, lo ataca para quitarle la armadura. Seiya y Shaina sostienen una lucha muy difícil, por lo que Seiya viste la armadura del Pegaso; Al principio es muy difícil para Seiya adaptarse a la armadura pero rápidamente logra romper la máscara que protege el rostro de Shaina. Shaina jura venganza, pero Seiya no le presta atención y parte hacia Japón.


Al principio, solamente los hombres del Santuario podían proteger a Atena y convertirse en Caballeros. Poco después se les permitía también a las mujeres proteger a Atena. Estos Caballeros Femeninos tienen que usar una máscara de metal en su rostro, con el fin de ocultar su feminidad en la batalla. El que un Caballero Femenino sea vista sin su máscara es una ofensa, y la forma de reparar la ofensa es que el caballero femenino es que debe MATAR o AMAR al hombre que ha visto su rostro.

Seiya llega a Oriente, quiere ir a buscar a su hermana, pero Saori le dice que tiene que participar en el Torneo Galáctico. Como era de esperarse, a Seiya no le interesa participar en el torneo y Jabu, Caballero del Unicornio, lo ataca. Saori los detiene y le sugiere a Seiya que, si él es el ganador del Torneo Galáctico, la Fundación hará todo lo que este a su alcance para encontrar a Seika, su hermana, ya que se encuentra perdida y nadie sabe nada de ella; Miho, una compañera de la infancia de Seiya le dice que si participa en el torneo, como es televisado a todo el mundo, seguramente su hermana lo vería. Seiya, el Caballero de Pegaso acepta participar. En el Torneo Galáctico; Seiya, Caballero de Pegaso se enfrenta contra Jeki, Caballero del Oso. Debido a la fuerza de Jeki, Seiya casi muere asfixiado, pero al final logra vencerlo atacándolo en su propio terreno y utilizando su ráfaga de meteoros...


Hioga, el caballero Cisne...

Hyoga, otro caballero que había sido entrenado y enviado por la fundación para conseguir otra armadura, aún se encuentra en Siberia visitando el lago congelado donde descansa su madre y el barco en el cual viajaban antes de que se hundiera. Hyoga rompe el hielo y se sumerge para despedirse de su madre antes de volver a Japón. Después de esto, Hyoga se dirige al glaciar donde esta enterrada la armadura del Cisne, por la cual fue enviado a Siberia. Invocando todo su poder, Hyoga rompe el glaciar y gana su armadura.


En Japón, el torneo continúa. La pelea programada para éste día está a punto de ser cancelada ya que el Caballero del Cisne aun no había llegado, pero en ese momento aparece Hyoga, Caballero del Cisne, listo para pelear contra Ichi, Caballero de la Hidra. Hyoga está muy confiado y no ataca a Ichi; pero Ichi, más astuto, clava sus garras con veneno en Hyoga. Ichi le dice que el veneno lo matara en poco tiempo, pero no es así ya que Hyoga puede congelar el aire lo suficiente para congelar el veneno El Cisne congela el brazo de Hidra y lo vence fácilmente utilizando su técnica llamada Polvo de Diamantes. La armadura de Ichi se congela y se destruye, Hyoga es el ganador y está seguro que él será el que se lleve la armadura dorada...


El Caballero Dragón...

Ahora es el turno de Seiya contra Shiryu, el Caballero del Dragón. Seiya se sorprende al ver que Shiryu tiene una cosmo energía que transmite calma y serenidad. La lucha empieza y Dragón manda a la lona a Pegaso; en eso llega al coliseo Sunrei, la hermana adoptiva de Shiryu, para darle un mensaje. El maestro de Shiryu está muriendo, así que Dragón tiene que ir lo más rápido posible a su lado. Shiryu le dice a Sunrei que terminará con el Pegaso muy pronto. Seiya se levanta y golpea a Shiryu, quien enojado utiliza su ataque La Cólera del Dragón.

Todos los espectadores se asombran ante tal poder que puede revertir el fluido del agua en una cascada. Shiryu piensa que ya terminó, pero Seiya se vuelve a levantar y utiliza su Golpe de Meteoro del Pegaso, pero Dragón usa su escudo para evitarlos. Para sorpresa del Pegaso, el escudo del Dragón no sufre ni un rasguño, ya que está formado por la caída de miles de estrellas. Dragón ataca a Pegaso y destruye parte de su armadura. Shiryu posee el puño más fuerte y el escudo más sólido del mundo, así que Seiya utiliza una táctica desesperada. En un ataque del Pegaso, el escudo del Dragón se destruye, pero Seiya queda muy dañado. En la repetición en cámara lenta se ve que Seiya se lanza contra el escudo y, en un intento de aprisionar la cabeza de Seiya con su puño, Shiryu es quien destruye su propio escudo. Shiryu se da cuenta que Seiya no se dará por vencido hasta la muerte y le dice a Sunrei que lo espere. Ya sin su escudo, Shiryu decide pelear sin su armadura. El orgullo de Seiya le impide enfrentarse a él en mejores condiciones y también se quita su armadura. Shun, el Caballero de Andrómeda, protesta ya que sin las armaduras los golpes son letales, pero no le hacen caso.

En la espalda de Shiryu, aparece un dragón y Seiya lanza su Golpe de Meteoro, sabiendo que ahora Shiryu no puede evitarlos con su escudo; pero Shiryu logra evitarlos y se prepara para utilizar la Cólera del Dragón, cuando se da cuenta que uno de los meteoros de Seiya lo ha golpeado. Pegaso lo vuelve a atacar y Dragón vuelve a ser alcanzado, cerca de su corazón, por un meteoro. Seiya le dice que al fin ha descubierto su punto débil; Shiryu se queda inmóvil y recuerda lo que le enseñó su maestro. Cuando estaba entrenando, Shiryu logró aprender la técnica de la Cólera del Dragón. Con un golpe, Shiryu puede hacer que la cascada de Rosan en los antiguos Cinco Picos de China fluya hacia arriba. Su maestro le explica que debe de tener cuidado, ya que la técnica tiene un defecto. En el momento de ejecutarla, la mano izquierda de Shiryu baja la guardia, mostrando su corazón, en una milésima de segundo. Un golpe en ese momento seria mortal.
Shiryu está consciente de que sin su armadura, su punto débil esta desprotegido, pero vuelve a utilizar su Cólera del Dragón. Seiya ve el punto cuando baja la defensa y ataca. Aún en el aire, ambos peleadores caen, Shiryu fuera del ring y Seiya adentro; las reglas del torneo dicen que si un peleador sale del ring, queda descalificado. Seiya ha ganado.

Los doctores se acercan a Shiryu y se dan cuenta que su corazón se ha detenido. Seiya sale en camilla del coliseo, cuando Sunrei le pide que le ayude a revivir a Shiryu. La única forma de salvarlo, recuerda Sunrey, es --según el antiguo maestro, quien entrenó a Shiryu-- darle un golpe en la espalda tan fuerte como el que hizo que se detuviera su corazón. Seiya, aún herido se levanta y ve como el dragón en la espalda de Shiryu empieza a desaparecer. Casi desfallece de nuevo, el público presente en el gran coliseo empieza a animar vitoreando el nombre de Seiya, El Caballero de Andrómeda sujeta a Shiryu y Seiya reanimado lanza su golpe, con el cual Shiryu y Shun son lanzados varios metros con fuerza contra una pared. El golpe funcionó y el corazón de Shiryu vuelve a latir y la figura del dragón en la espalda de Shiryu vuelve a aparecer... cargado en hombros, Seiya sale del coliseo para que atiendan sus heridas. Mientras tanto, la cadena de Andrómeda se agita al sentir la presencia de un enemigo.

La Cadena de Andrómeda es parte de la armadura del Caballero de Andrómeda. Esta cadena tiene un gran poder defensivo al estar colocada como la nebulosa que le da su nombre. La cadena se divide en dos, la cadena de círculos, que es para la defensa, y de triángulos, que es para el ataque. La cadena tiene la habilidad de tensarse al detectar una presencia hostil hacia su portador o hacia Athena y puede localizar a su enemigo en cualquier parte que se encuentre. La cadena no puede ser tocada por nadie que no sea el portador de la armadura de Andrómeda, ya que descarga mas de 500,000 voltios a cualquiera que la tome por la fuerza...

Shiryu y Sunrei llegan a visitar a Seiya al hospital para agradecerle lo que hizo para salvar la vida de Shiryu. Dragón le cuenta a Pegaso que se dió cuenta que la cadena de Andrómeda se agitó el día que pelearon.

Mientras tanto, las mujeres que asistieron a la pelea del Torneo Galáctico hacen vibrar a todo el coliseo con sus gritos; ya que el día de hoy, Shun, el Caballero de Andrómeda (y favorito de todas las mujeres) peleara contra Jabu, el Caballero de Unicornio. La batalla empieza, pero Andrómeda simplemente esquiva los ataques de Unicornio. Como no puede evitar la pelea, Shun despliega su Cadena de Andrómeda sobre el suelo, formando la nebulosa de Andrómeda.
Fenix, el Caballero del ave inmortal...
Jabu ataca y las cadenas lo atacan para que no que toque a Shun. Jabu intenta atacar por arriba, pero las cadenas se levantan y destruyen su armadura. En ese momento, la cadena de Andrómeda empieza a agitarse y a señalar la caja de la armadura dorada. De pronto, la caja se abre y surge Fenix, el Caballero de Bronce que faltaba. La multitud le aplaude, mientras que Seiya y Shiryu que se escaparon del hospital y llegaron al Coliseo, se dan cuenta de quién es el Fenix.




Las cadenas de Andrómeda se lanzan contra Fenix, quien simplemente las toma. Seiya le grita a Shun que el Caballero Fenix es su hermano mayor. Shun se alegra al ver que su hermano volvió como se lo había prometido, pero Fenix lanza su poder Ave Fenix contra Andrómeda, golpeándolo con gran poder a varias decenas de metros de distancia, Ikki le dice a Shun que está cansado de oír sus gemidos y lo ataca, esta vez tirándolo en el ring. De un salto Fenix ahora está en el ring, Jabu de Unicornio trata de detener a Ikki de Fenix, pero es Fenix quien lo derrota. En ese momento, aparece el Caballero del Lobo el cual es el contrincante del Caballero Fenix según las reglas del Torneo Galáctico. Ikki dice que no esta interesado en participar en el torneo, ya que el solo volvió para tomar venganza. El Caballero del Lobo duda de la capacidad de Ikki, aunque Seiya lo previene, pero Ikki ataca con su poder el Golpe Fantasma. Con este poder, el Caballero del Lobo ve un puño gigante que arremete contra él y cae en estado de shock.

El Caballero Fenix lanza un golpe a Tatsumi, que se encuentra en el bacón, ya que él lo golpeó hasta cansarse cuando era niño. Fenix ataca a todos los Caballeros presentes y se da cuenta que ninguno es rival para él. En ese momento, las sombras del Fenix aparecen para ayudar a su líder. Fenix se va del coliseo, pero se lleva con él la armadura dorada. Seiya y los otros Principales Caballeros de Bronce no pueden permitir eso y se lanza a buscarlos.



Comienza la búsqueda de la Armadura de Oro...
Los Caballeros de Bronce y la policía de Tokio salen a las calles a buscar al Fenix y a sus sombras que se han llevado las piezas de la armadura dorada. En el enfrentamiento con las sombras del Fenix, los Caballeros de Bronce recuperan la mitad de las partes de la armadura y se enteran de la existencia de los cuatro Caballeros Negros que ayudan a Fenix en su venganza. Seiya y Shiryu se dan cuenta que no podrán pelear contra Ikki si sus armaduras están dañadas. Por suerte, el maestro de Shiryu le había comentado que existía alguien que podía componer las armaduras de los Caballeros. Al mismo tiempo, en la mansión Graude se realiza una conferencia de prensa, convocada por Saori y Tatsumi, para informar acerca del robo de la armadura dorada. Seiya trata de encontrar el rastro del Caballero Fenix con la ayuda de un perro policía. Por su parte, Shun de Andrómeda llega hasta el árbol donde entrenaban Ikki y él cuando eran niños. Sin previo aviso, Shun es atacado por el Polvo de Diamantes del Cisne Negro. En ese momento Hyoga llega a ayudarlo, enfrentándose a su doble negro. Guiado por el can policía, Seiya llega a donde se encuentran. El Cisne Negro ya esta a punto de ser el derrotado cuando Andrómeda Negro ataca a Hyoga para distraerlo; en ese momento llegan los Caballeros Negros para llevarse al Cisne Negro con ellos. Pasan varios días y por fin hay noticias del Caballero Fenix. Saori visita a Seiya para llevarle estas noticias. Se trata de un combate entre los Caballeros de Bronce, los Caballeros Negros y Fenix. El ganador tomará todas las piezas de la armadura dorada. Saori se preocupa por Seiya ya que, sin su armadura de Pegaso, es muy probable que salga lastimado.

Mientras tanto, Shiryu llega a Cinco Picos y ve con asombro que su maestro esta muy bien de salud. El maestro le explica que le dijo a Sunrei que fuera a buscar a Shiryu para decirle que estaba enfermo. Esto, con el fin de probar si Shiryu podía mantener su concentración en la pelea. Shiryu le pregunta sobre la persona que puede reparar las armaduras de los Caballeros y el maestro le dice que en la montaña de Jamir vive Mu, él es la única persona que puede repara las armaduras de los Caballeros. Librando varios obstáculos, Shiryu llega al palacio de Mu y es atacado por la telequinesis de Kiki, un alumno de Mu. Shiryu se acerca a Kiki y le pide que repare las armaduras, confundiéndolo con Mu, pero Kiki responde que él no es Mu y que Mu esta parado junto a él. Shiryu se da cuenta que ni siquiera había sentido su presencia y le pide que repare las armaduras del Pegaso y del Dragón. Mu le dice a Shiryu que no puede repararlas ya que sus armaduras están muertas. Todas las armaduras de los Caballeros tienen la habilidad, como la piel humana, de regenerarse (limitadamente) de heridas leves. Cuando una armadura es seriamente afectada en combate, ésta no puede reconstruirse así misma. Shiryu le insiste a Mu, ya que con la batalla de los Caballeros Negros próxima, sin sus armaduras no tendrían ninguna oportunidad de vencer. Mu lo entiende, pero para reparar las armaduras, Shiryu tiene que derramar la mitad de su sangre sobre cada una de ellas, al principio, Shiryu intentó dar su sangre a ambas armaduras, pero al darse cuenta que posiblemente no volvería a usar su armadura, decide utilizar toda su sangre en la armadura de Seiya. Al ver esto Mu, se da cuenta de que Shiryu es un verdadero Caballero, y le salva, curándole sus heridas y terminando el trabajo con las armaduras...





Después de varios días, los Caballeros de Bronce llegan a la zona del Valle de la Muerte, donde tendrá lugar el combate contra Fenix y los Caballeros Negros. Seiya sigue confiado en que Shiryu llegará con su armadura para ayudarlos a pelear. En ese momento, Seiya ve que Shiryu está corriendo hacia él con la caja de la armadura de Pegaso sobre sus hombros. Al acercarse, Shiryu desaparece y Seiya conoce a Kiki, quien le cuenta como Shiryu vertió su propia sangre a fin de reparar la armadura de Pegaso.

Seiya, Caballero de Pegaso se enfrenta ante su espejo, el Pegaso Negro. Ambos utilizan su poder de Meteoro de pegaso; Seiya es alcanzado por un golpe del Pegaso Negro, pero este último muere por el poder de Seiya, quien recupera las partes de la armadura dorada, que estaban en poder del pegaso negro



Hyoga, Caballero del Cisne derrota a su espejo negro el Caballero del Cisne Negro con su poder Relámpago de Aurora, no sin evitar que éste envíe información a Fenix Ikki acerca de las técnicas secretas de Hyoga, quitándose el emblema del cisne de su armadura y enviándoselo a Ikki (en el manga se quita un ojo) y ahora Hyoga se dirige contra Ikki. El Cisne ataca al Fenix con el Trueno de la Aurora, pero Ikki lo detiene fácilmente. Ahora Fenix utiliza su Golpe Fantasma y hace que Hyoga tenga una pesadilla sobre su madre. Dejando inmóvil a Hyoga, Ikki le atraviesa el corazón. Mientras tanto, Seiya comienza a sentirse mal, ya que el golpe del Pegaso Negro causa una enfermedad en su sangre, y se desmaya. Shun de Andrómeda escucha una de las campanillas que llevaban en los brazos y ve a Seiya en un acantilado. Utilizando su cadena, Shun intenta sacar a Seiya, pero lo atacan las cadenas negras del Caballero de Andrómeda Negro. Junto con el Dragón Negro, Andrómeda Negro aprovecha que Shun de Andrómeda está ocupado tratando de salvar a su amigo. Mientras tanto, Kiki decide ir a ver los combates para aprender, cuando se aparece Shiryu frente a él con su armadura de Dragón. Aunque las heridas del Dragón aún no han sanado completamente, Shiryu esta listo para pelear. Mientras tanto, Shun logra vencer a Andrómeda Negro y se prepara para enfrentarse al Dragón Negro, cuando Shiryu llega.


El Caballero del Dragón le dice a Andrómeda que vaya a ayudar al Pegaso mientras él se encarga del Dragón Negro. Shun lo obedece y la batalla entre los dragones empieza. Por la gravedad de sus heridas, Shiryu comienza a sangrar mucho, pero aún así no deja de pelear. El Dragón Negro se extraña y le pregunta por que lo hace, a lo que Shiryu le responde que es por amistad. Aun débil, Shiryu utiliza su poder Dragón Naciente contra el Dragón Negro, pero no logra vencerlo. El Dragón Negro se acerca a Shiryu y con su dedo golpea el centro sanguíneo de Shiryu para detener el sangrado.

Cuando Shiryu le pregunta a él por que lo hizo, el Dragón Negro le contesta que por un momento, tuvo el deseo de creer en aquello que Shiryu llamaba: amistad. Shun sube con Seiya, cuya piel ahora se ha tornado negra completamente. Para salvarlo, Shiryu golpea los puntos estelares de Seiya para que la sangre infectada salga. Así como la constelación está formada por estrellas, los Caballeros tienen puntos estelares (la misma cantidad y ubicación que las estrellas de su constelación guardiana). Estos puntos, si son tocados apropiadamente pueden sanar cualquier enfermedad o herida, pero si son golpeados con agresión pueden causar la muerte. Andrómeda y Dragón lo dejan y se dirigen a pelear con el Fenix.

Shiryu y Shun llegan a donde esta Ikki, pero para evitar que Shiryu dañe a Ikki, Shun lo golpea con su cadena, dejándolo inconsciente. Shun le ruega a Ikki que deje el camino del mal, pero Ikki lo ataca. De pronto aparece Seiya ya recuperado, pero aún esta muy débil para enfrentar a Ikki.

Sorprendentemente aparece Hyoga, quien sigue vivo a pesar de que Ikki le atravesó el corazón. Fenix vuelve a ejecutar su Golpe Fantasma, pero el Cisne conoce ya el movimiento y ejecuta su Polvo de Diamantes, pero lanzándolo hacia arriba, en forma de escudo. El ataque de Fenix se refleja en el escudo de hielo de Hyoga y lo ataca él.

A pesar de la ilusión de su propio Golpe Fantasma, Fenix no cae y utiliza su ataque Alas del Fenix para acabar con sus enemigos. Todos los Caballeros de Bronce caen, menos Seiya. Seiya está parado junto a la armadura dorada, a la cual solo le falta el casco que tiene Ikki. Fenix ataca de nuevo a Pegaso, pero él lo golpea destruyendo la armadura del Caballero Fenix. Seiya le explica a Ikki que es el espíritu de sus amigos y de la armadura dorada lo que esta venciéndolo. En ese momento la armadura del Fenix vuelve a aparecer renaciendo como su estrella guardiana. La armadura del Fenix tiene entonces la propiedad de renacer de sus propias cenizas, al igual que el Ave que le da su nombre. Esta característica no la tiene ninguna otra armadura...


Aún con su nueva armadura, Fenix es derrotado por Pegaso. Los Caballeros de Bronce no entienden el odio del Fenix y éste les cuenta de su entrenamiento en la Isla de la Reina Muerte. La isla era el infierno en la Tierra, la actividad volcánica hacía que todo el suelo estuviera siempre caliente, esto evitaba que creciera cualquier tipo de vegetación. Sin árboles, el sol golpeaba con toda su fuerza el suelo, tanto en el día como en la noche el calor era insoportable.

Cuando Ikki se encontraba entrenando, su Maestro le dice que si quiere ganar la armadura del Fenix, tendrá que vencerlo. Ikki le muestra respeto a su maestro, pero éste le patea diciéndole que no quiere su respeto, sino su odio. Durante días, Ikki entrenó contra su maestro y siempre quedaba muy lastimado. Para su suerte estaba Esmeralda, que era la hija de su maestro y se parecía mucho a su hermano Shun. Esmeralda curaba las heridas de Ikki cuando terminaba de entrenar con su maestro e Ikki estaba muy enamorado de ella. Un día, Esmeralda llevó a Ikki al único lugar en la Isla de la Reina Muerte donde crecían flores. Ante toda la desolación de la isla, ese lugar era como un oasis. Pero el maestro de Ikki los encuentra y le dice a Ikki que no le dará más oportunidades de conseguir la armadura del Fenix. Ikki hace su mejor esfuerzo, pero no logra nada; en un ataque, Ikki esquiva un golpe de su maestro, pero este golpe lo recibe Esmeralda. Ikki corre a su lado, pero ya es muy tarde y Esmeralda muere.

Aunque Esmeralda era su hija, el maestro de Ikki no muestra dolor por su muerte. Ikki se enfurece y ataca a su maestro, quien no puede defenderse, pero se alegra de haber despertado el odio de Ikki. Ikki atraviesa a su maestro y de esta forma gana su armadura de Fenix. En ese momento hay un terremoto en el Valle de la Muerte y unos soldados se roban las piezas de la armadura dorada. Los Caballeros de Bronce los enfrentan, pero no consiguen quitarles las piezas de la armadura dorada. Entonces aparece Sócrates, un Caballero del Santuario que fue enviado por Arles para que buscara al Fenix y le llevaran la armadura dorada. Fenix reconoce a Dócrates y les advierte a los Caballeros de Bronce que se cuiden de su poder.

Dócrates utiliza su golpe Meteoro de Heracles y hace dos enormes agujeros en el suelo. Dócrates le pide al Fenix que le entregue el casco de la armadura. Ikki saca el casco pero se lo avienta a Seiya. El Fenix utiliza su poder Alas del Fenix y destruye el pilar donde estaba Dócrates. Con su poder, Ikki provoca un derrumbe; los Caballeros de Bronce corren para ponerse a salvo, pero Ikki, completamente debilitado, no logra hacerlo y muere aplastado. Los Caballeros dejan una cruz en el lugar; Hyoga cuelga el crucifijo que le regalo su madre antes de morir. Con el casco de la armadura dorada en sus manos, los Caballeros de Bronce tiene aun una ventaja sobre sus enemigos. Un poco mas tarde, en el Valle de la Muerte, los soldados de Dócrates lo buscan entre los escombros. Dócrates se levanta de los escombros y se prepara para vengarse de Fenix por su osadía.


Dócrates llega a la fundación y secuestra a Saori y a Tatsumi. Los Caballeros de Bronce tienen que ir al coliseo donde se realizaba el Torneo Galáctico para cambiar el casco dorado por Saori y Tatsumi. En el coliseo, Dócrates engaña a Seiya y Shun; Dócrates se queda con Saori, y sus soldados se llevan el casco dorado fuera del coliseo. Afortunadamente, el Cisne está afuera esperando a los soldados de Dócrates. En el interior del coliseo, Dócrates quiere matar a Seiya, porque venció a su hermano Cassios para conseguir la armadura del Pegaso. Shun y Seiya atacan a Dócrates pero éste es demasiado poderoso para que lo puedan derrotar. El Cisne llega con el casco dorado y utiliza en Dócrates una técnica que le enseñó su maestro para congelar sus piernas. Sin poder moverse, Dócrates es atacado por Seiya y por Shun, y cae derrotado. Seiya y sus amigos ahora saben que los guerreros del Santuario no se darán por vencidos hasta que obtengan el casco dorado.

Arles, el gran Patriarca del Santuario, está desesperado y manda a Giste y a sus Caballeros de los abismos a obtener el casco dorado de los Caballeros de Bronce. El antiguo Patriarca exilió del Santuario a Giste, Tiburón, Medusa y Serpiente Marina a la Isla Calavera, ya que eran más piratas que Caballeros. Si le llevan el casco dorado al Patriarca Arles, éste les perdonara.

Giste y sus Caballeros toman la acción ofensiva y roban uno de los buques petroleros de la Fundación Graude y mandan un ultimátum a los Caballeros de Bronce: si no se presentan con el casco dorado en 24 hrs. , ellos hundirán el buque, contaminando por meses el océano y matando a todos sus tripulantes.

Seiya y sus amigos no tienen opción y van al buque donde los atacan los Caballeros de los abismos. Los Caballeros de Bronce logran salvar el buque, pero Giste y sus aliados escapan con el casco dorado. Para recuperarlo, los Caballeros de Bronce los persiguen hasta la Isla Calavera, donde los derrotan y tras una batalla sin cuartel, y cuando Seiya está apunto de ser derrotado por la misma Giste, el casco de la armadura dorada lo protege y Giste es vencida, de ésta forma los caballeros de bronce recuperan el casco dorado.


Sin muchas claves sobre el enemigo del Santuario, Seiya, Shiryu e Hyoga deciden ir con sus maestros para preguntarles sobre el Santuario. Shun es comisionado para cuidar del casco dorado y de Saori. En los Cinco Picos de China, el maestro de Shiryu le explica que el nuevo Patriarca del Santuario dominó al Caballero Cristal. En Grecia, Seiya pelea contra Shaina y sus cómplices, pero aparece Marin y le da a entender que Hyoga está en problemas.

El maestro de Shiryu le explica a éste que el Caballero de Cristal, y maestro de Hyoga, se dió cuenta del mal que estaba haciendo el nuevo Patriarca y decidió ir a hablar con él. Pero el Patriarca utiliza su Golpe Fantasma para controlar la mente del Caballero Cristal y lo manda de regreso a Siberia. Hyoga llega a Siberia buscando a su maestro, pero ve que toda la gente del pueblo esta construyendo una pirámide de hielo para el Caballero Cristal.


Hyoga no quiere creerlo y va a buscar a su maestro, quien lo recibe con un golpe. Hyoga no quiere pelear con la única persona a la que podía llamar "padre", pero el Caballero Cristal no le deja opción y Hyoga pelea con su maestro. El golpe del Patriarca empieza a debilitarse y al Caballero Cristal le empieza a doler la cabeza y lo distrae del combate y el ataque Relámpago de Aurora de Hyoga lo mata. Ya sin el control del Patriarca, el Caballero Cristal muere...

Sin pistas del casco dorado, Arles manda a Formax, el Caballero del Fuego a atacar el coliseo del Torneo Galáctico y la mansión Graude, todo esto con el fin de hacer que Saori saliera de su escondite para poder quitarle el casco dorado. Mientras tanto, en una cabaña en el bosque, Saori y Tatsumi ven como se incendia el coliseo y la mansión, pero Shun no los deja ir. Tatsumi ignora a Shun y va a la mansión, donde es capturado y torturado. Sabiendo la ubicación de la cabaña, el Caballero del fuego llega y empieza a incendiar el bosque. El Caballero de Andrómeda intenta defender la cabaña del fuego, pero es inútil y queda envuelto en llamas. En ese momento, las llamas se elevan y en el cielo aparece la figura del Ave Fenix. El Caballero del Fenix aparece de entre las llamas con su hermano Andrómeda. El Caballero Fenix ataca y vence al Caballero del fuego con su Golpe Fantasma para derrotarlo.


Seiya y Hyoga llegan de Siberia y ven que su amigo Ikki ha vuelto de entre los muertos para pelear a su lado. Mientras, Arles ya no tiene otra opción y manda a Misty, jefe de los Caballeros de Plata, a matar a Seiya. Junto con Misty, Arles manda a Marin, Caballero Femenino del Águila y quien fuera maestra de Seiya.


Durante un paseo en la playa, Seiya se encuentra con Misty y con Marin. Kiki, quien acompañaba a Seiya, utiliza su poder para traer la armadura del Pegaso para que pudiera pelear. Marin le explica a Seiya que Misty es un Caballero de Plata y que él no lo podrá derrotar; dicho esto, Marin atraviesa la armadura de Seiya. Seiya cae, pero Misty se sorprende al ver la facilidad con la que Marin lo mató, así que después de enterrar el cuerpo, Misty le dice a Marin que se vaya y desentierra el cuerpo de Seiya, dándose cuenta que sigue con vida. La pelea entre Misty y Seiya dura poco y Seiya es quien gana. Pero aparecen Asterion, Caballero del Can Mayor y Moses, Caballero de la Ballena. Ambos son Caballeros de Plata y lastiman seriamente tanto a Marin como a Seiya, pero al final los derrotan. Seiya despierta en la playa y ve un mensaje que le dejo Marin. "Seiya: por favor, cuida de Atena".

Todos los Caballeros de Bronce se reúnen en el coliseo para descifrar el mensaje de Marin. En la antigüedad, los Caballeros protegían a la diosa Atena, pero en éste momento no se habían encontrado con ella. Tatsumi les dice que están mal, ya que Atena siempre ha estado a su lado. Tatsumi les dice que Saori Kiddo es la diosa Atena, en ese momento un tremendo cosmos se hace presente y los caballeros comprenden que proviene de la misma Saori, ahora los caballeros no tienen duda de que ella es la encarnación de Athena...



No acaban los Caballeros de Bronce de salir de su asombro, cuando aparece un nuevo Caballero de Plata, se trata de Babel de Santori, quien tiene el poder de dominar el fuego, aun mucho mas poderoso que Fórmax, pone a todos los caballeros en problemas, quien le hace frente es Hyoga, quien a pesar de defender a todo el grupo con su barrera de aire frio, resulta agotado por el incesante ataque de Babel, en eso aparecen tres figuras misteriosas en el coliseo, quienes solo se quedan observando, de pronto atacan a Babel diciendo que son "Caballeros de Acero", Hyoga aprovecha la distracción de Babel y acaba con el atacandolo con su poder, los caballeros de acero se retiran sin decir palabra alguna, mientras los caballeros de bronce se preguntan quienes son y cual será la causa de su intervención, aun Saori "Atena" no sabe la respuesta.

Ahora los Caballeros conocen su verdadera misión, deben de proteger a Atena del Patriarca del Santuario....

En un intento de ir al Santuario para ver que esta pasando, Seiya, Shun y Shiryu quedan atrapados en una isla, cayendo en el avión que los transportaba, por el poder mental de uno de los Caballeros de Plata.

En la isla, Shaina se enfrenta con Seiya, mientras que Shun enfrenta a Algol, Caballero de Perseo. En su ataque, Shun queda convertido en piedra para el asombro de Seiya y Shiryu. Algol es el poseedor del Escudo de Medusa, el cual tiene la habilidad de convertir en piedra a aquel que lo vea. Seiya también es convertido en piedra y solo queda Shiryu para vencer a Algol.

Para poder vencerlo, Shiryu tiene que golpearse los ojos y quedar ciego para evitar convertirse en piedra. Sin poder ver el escudo de Medusa, Shiryu mata a Algol y Seiya y Shun vuelven a la normalidad, pero los ojos de Shiryu no pueden sanar y no volverá a ver.

Sin poder ver, Shiryu decide volver con su maestro a China. En Japón, el cuartel subterráneo de los Caballeros, Ikki tiene diferencias con los demás Caballeros de Bronce y decide mejor andar solo. En eso, Damián, Caballero de Plata del Cuervo y criador de cuervos, manda a sus mascotas para que secuestren a Saori. Seiya los persigue y salva a Saori, pero queda muy dañado de su mano izquierda y se encuentra en una parte muy peligrosa. Rodeado por Damián y por Shaina, Seiya decide lanzarse al vació, pero no engaña a Shaina.

Al día siguiente, Shaina baja a buscar a Seiya y a la mujer que protegía Saori. Abajo, Saori ve que Seiya esta desmayado por la caída. Shaina intenta asustar a Saori, pero Saori usa su cosmo energía y Shaina la reconoce como la energía de Atena. Damián llega e intenta atacar a Saori, pero Hyoga y Shun llegan para evitarlo. Con Damián muerto y Atena del lado de los Caballeros de Bronce, Shaina decide huir. Después de eso, aparecen dos Caballeros de Plata frente a Saori, Seiya, Hyoga y Shun.


Estos Caballeros son Dante de Cerbero y Capella de Auriga, que vienen a matar a Seiya. Dante utiliza sus cadenas y lanza a Hyoga y a Shun a un abismo, pero gracias a la cadena de Andrómeda no se lastiman. El Caballero del Fenix aparece y con su poder hace una línea que separa -según dice- la vida de la muerte a quien la cruce, retando a los caballeros de plata, ambos la cruzan y vence a Capella con su Golpe Fantasma. Shun, por su parte, acaba con Dante. Seiya no soporta que su amigo Shiryu este ciego y decide ir a buscar a Mu para ver si tiene alguna cura. En Jamir, Seiya encuentra a Kiki, quien le dice que no ha visto a Mu desde varios días. Kiki le dice a Seiya que existe una agua sagrada que tal vez pueda sanar los ojos de Shiryu. Seiya sube la montaña donde se encuentra el agua y al regresar con Kiki se encuentra con Aracne, Caballero de Plata de Tarántula, pero Kiki le trae por medio de su poder mental la armadura de Pegaso y lo vence.



Poco después, el casco dorado desaparece de las manos de los Caballeros de Bronce, mientras que las otras partes de la armadura dorada desaparecen también del Santuario. En un lago, en medio de unas montañas desconocidas, ambas partes se encuentran y la armadura dorada se hunde en el agua. Cuando Athena Saori se entera que la armadura no esta en el Santuario, decide preparar un viaje para visitar al Patriarca en el Santuario...
avatar
Bastian de Cancer Sapuris
Aspirante
Aspirante

Mensajes : 65
Puntos : 28

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.