Blau Prinz [Peticiones]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Blau Prinz [Peticiones]

Mensaje por OH ME el Miér Jul 25, 2012 12:09 am

CAMBIO DE PUESTO
Datos:

Armadura: Pegaso sapuri a Blue Prince
Portador: NecroPegaso a Ulises
Clase: Surplice a Desconocida

técnicas:

fic:


Desde su nacimiento nunca supo cuál era su destino en este
mundo. Aun así decidió buscar su camino y aunque erro en varias veces en su búsqueda,
no se rindió y a pesar de esos tropiezos dios rumbo a su vida y determino su
destino…


Desde muy temprana
edad el joven chico parecía muy perdido de lo que realmente quería en su vida más
aun tenia siempre algo muy presente, el obtener poder y sobresalir. Nunca
dudaba en prestar ayuda a los que la necesitaban era un chico de alma muy
noble. A pesar de su temprana edad, el chico se esmeraba en tareas muy difíciles
a ayudar a su aldea, aquella que tanto
amaba con el alma. Creció entonces como un chico virtuoso y de buenos valores,
que se dedicaba a superarse y al mismo tiempo no dejar atrás a sus semejantes.


Un momento devastador hubo de ocurrir a tiempos remotos,
pues las guerras en el mundo habían comenzado. El ignoraba de que se trataba,
pero no podía pasar por alto al hecho de que su aldea fuese devastada. Gente
humilde y noble que vivía sumida en la paz eran asesinadas inmisericordemente
por unos sujetos extraños vestidos en ropajes de metal, en armaduras. El chico
junto con varios varones de la aldea armaron resistencia contra aquellos sujetos
que parecían no ser humanos, pues parecían expeler algún poder anormal, algo
parecido a la magia a ojos de aquellos aldeanos ignorantes, incluso los de él.


Constantes eran las veces que su aldea era invadida y las
luchas en contra de los invasores se hacían asoladoras, y poco a poco eran diezmados
la resistencia. Los aldeanos comenzaron a enfermar por fatiga y a morir por
falta de comida. Ya la aldea había decaído demasiado y todo parecía ir directo
a la muerte, la esperanza del chico aquel, que defendía a muerte su lugar de
origen, también empezaba a desvanecerse. Ahí fue cuando nació su afán por el
poder, el poder de terminar con aquellos que causaban daño injustificado y
proclamar una utopía en el mundo. La utopía que haría de este mundo uno de paz.


En el paso de la devastación, una ola de caballeros
provistos de armaduras destruyeron toda la aldea reduciéndola a escombros. Todo
lo que allí con vida se había desvanecido, solo por obra de los dioses, como si
estos hubieran determinado aquello como el destino del muchacho, este último había
sobrevivido a la devastación. Abrió sus ojos para contemplar el horror y la desilusión
de ver devastada su vida, su aldea, su familia. Las esperanzas entonces del
chico fueron reducidas a cero solo esperando morir rencoroso por este mundo que
lo detestaba, porque eso era lo que el percibía del mundo. Una desdicha
repentina a su mundo donde ningún ser vivo sobrevivió y él fue el único superviviente.
Lo hacía pensar que la vida era demasiado cruel y que lo sometía a una tortura
como castigo, mas no pensaba en darla las gracias a los dioses por haberle
otorgado la vida, por algo fue el único sobreviviente de aquella catástrofe.


Llovía entonces de manera torrencial sobre los escombros, señal
de muerte de aquella aldea mientras el chico había estado esperando su muerte inminente,
es lo que él deseaba nada más en ese mundo podrido.


Pasaron los días, lluviosos todos, y aun no aclarecía el sol
sobre las nubes como para darle fe a aquel solitario que no abandonaba el lugar
nostálgico. Solo en ese momento apareció un sujeto, muy firme, bien formado de
cabellera rojiza y ojos cyanos que miraban firmemente al despojo de chico que
se encontraba al parecer muerto en un pilar caído. Sin importarle que la lluvia
le cayera encima causándole quizá alguna hipotermia o no comer algún tipo de alimento
para sobrevivir.


El sujeto mira con detenimiento a aquel chico mas no lo
olvida pues el llevaba tiempo rondando por ese lugar y no había encontrado
signos de vida. Él estaba allí por una misión muy importante encomendada por
sus altos mandos, pues él no era una persona ordinaria. Era un caballero
proveniente de Grecia, precisamente, del Santuario de Athena. El sujeto
inspecciono al moribundo chico cabizbajo bajo la lluvia y decidió entonces
ayudarlo, sus razones tendría, quizá por interés para saber más sobre el paradero
de lo que el buscaba allí, de su misión.


El joven muchacho mojado lo observa con una mirada dudosa y
piensa entonces que aquel sujeto podría ayudarlo en su interés, el de buscar
poder. Era lo que ahora buscaba para vengarse de aquellos que devastaron su
mundo. Y ese sujeto era el indicado pues había notado que portaba una pandora
box en su espalda.


A lo largo de su corta vida había comprendido que aquellos
que portaran esa especie de cofre en su espalda eran un caballero y aunque
ignoraba de donde o qué tipo de caballero fuese, le pareció el indicado para su
interés pues este se había ofrecido en ayudarlo. Era justamente lo que él
esperaba.


Se toma entonces el atrevimiento, sin inmutarse, de pedirle
a aquel extraño que lo entrenase en el complejo arte de los caballeros, y este último
no dudo en ayudarlo, después de todo para eso se había interesado en el chico.
Dedico entonces, Babylon, como se había presentado luego ante el joven
sobreviviente, un largo tiempo para enseñarle lo básico del manejo de la cosmo energía
a su reciente pupilo. Que se dedicaba de lleno y no flaqueaba en sus
entrenamientos, era de suponerse pues su interés lo cegaba.


Así pasaron entonces alrededor de un mes de riguroso
entrenamiento cósmico y físico, y aquel despojo de ser que una vez fue el chico
ahora era un excelente aprendiz de caballero. Manejaba el cosmo como ninguno,
era algo privilegiado en el pues su interés por aprender era más por el de
tener la vida misma.


Fue entonces que Babylon revelo su verdadero interés en
aquellas tierras lejanas y era que su pontífice le había ordenado conseguir la
armadura de bronce de Pegaso. Al parecer se estaban reuniendo las armaduras
para el reclutamiento de nuevos guerreros para la pronta guerra santa que se
avecinaba. El chico entonces le revela que en una mezquita en su aldea la gente
adoraba a alguna especie de figura en la que tenían mucha fe y aunque el jamás
la había visto, incluso jamás había entrado a aquel templo, era lo que la gente
de la aldea comentaba. Así que Babylon decidió ir a aquel lugar pues quizá esa
figura mitológica era la armadura de Pegaso. Decide dejar libre e su pupilo,
pues ya le había enseñado aquello que sería útil para su supervivencia en el
mundo hostil en el que vivía, pero el chico no pensaba igual que él, y su ardid
por el poder lo incitó a seguirlo hasta su destino.


Entran en la mezquita de la aldea los dos entonces, Babylon
no pudo deshacerse de su pupilo. Pero no era aquello algo bueno pues en el
lugar cinco sujetos vestidos por armaduras parecían custodiar algo extraño allí,
algo que cuidaban con recelo ya que detuvieron el avance de los dos guerreros.


Babylon decide entonces abrir su pandora box y dejar salir
su armadura para vestirla. Una belleza purpura comenzaba a rodear su cuerpo, dándose a conocer como
Babylon el caballero plateado de Perseo.


Hizo frente entonces Perseo a aquellos cinco sujetos que sin
piedad contraatacaron al unísono e incluso dos de ellos arremetieron contra el
indefenso muchacho que no pudo hacer nada contra el poder de sus oponentes.
Fueron apaleados y más el caballero plateado que pretendía proteger a su joven
pupilo, pero aquellos sujetos no daban lugar a tregua. En ese instante, en el instante
en que parecían estar acabado, una luz cegadora invade el lugar y el chico fue
vestido automáticamente por la armadura de bronce de Pegaso que se revelo de
entre el escombro y tierra del templo.


Desde esos momentos el joven había sido aceptado por los
dioses como un sujeto importante, fuera de lo normal, como un caballero. Para
el asombro del muchacho que sentía obtener poco a poco su cometido y sin piedad
ataco a sus adversarios y los liquido sin darle tregua.


Pasa el tiempo y el joven muchacho obsesionado ahora por el
poder, por más poder, lo obliga a traicionar a la Diosa que le había otorgado y
confiado ser uno de sus guerreros. Murió entonces en su afrenta contra Athenas,
un castigo impuesto y eterno por retar a la que lo había rescatado de su desdicha
e incluso por retar su propio destino.


Aun así las desdichas en su vida y muerte no eran acabadas,
era la perspectiva que el tenia de aquello, aunque era de esperarse que vivir
una vez más en el mundo, que resucitar de entre los muertos era una oportunidad
más que te daba la vida para reivindicarte.


El dios de los muertos, Hades, lo había resucitado doscientos
años después de su traición al santuario de Athena, para que luchara ahora en
su nombre presentándose entonces el joven muchacho como el Pegaso Muerto. Así
se llamó por un tiempo mientras cumplía su propio destino y venganza en contra
del santuario.


Irrumpió entonces una noche muy densa en el santuario de
Athena. Una noche donde el cuarto menguante iluminaba muy poco el firmamento, y
los grillos cantaban su melodía nocturna. Esa noche era la ideal para su
venganza y desobedeciendo órdenes de su Dios se embarcó solo en su viaje de
cruel rencor y venganza. Muy fácilmente como bailarina en un recital fue derrotando
poco a poco a los santos protectores del recinto sagrado, y corriendo entonces
rumbo arriba por las doce casas del zodiaco. Nunca pensó que su destino le depararía
algo triste pues para su felicidad, había encontrado llegar lejos y poder
cumplir su venganza después de doscientos años.


La novena casa del zodiaco iba a ser entonces el fin de
ansiedad por el poder y obsesionada venganza en contra de la Diosa de la sabiduría.
Allí iba a encontrarse con un oponente algo peculiar, a alguien muy poderoso
que acabaría literalmente con su vida una vez más. Aquella persona, más específicamente,
aquella chica habría de ser el cambio rotundo en su existencia. Pues a pesar de
haber acabado con él y haber detenido su avance vengativo por las casas del
santuario, ingenuamente lo había curado devolviéndolo a la vida.


esa joven y hermosa chica había transmitido parte de su
cosmo energía para restablecer los signos vitales del abatido Pegaso Muerto y
sin darse cuenta había purificado su alma con su inimaginable poder. Como la
luz resplandeciente y ardiente del sol, aquella chica fue limpiando al alma devastada
del joven chico, despojándolo de sus pensamientos que lo mantenían en un frustrante
rencor contra algo que no valía ya la pena pues, a esta época, la athena contra
la que el juro venganza ya no existía. Esos recuerdos fueron borrados, sin
dejar rastros de nada, y aquel chico había renacido entonces como un sujeto
totalmente nuevo.


Despertando de su trance y sin recordar nada de lo ocurrido
y aun mas, sin recordar su pasado oscuro, el chico pide gracias a aquella chica
que luego se presenta como Jahra. Al parecer dicha chica iba a ser un cambio
rotundo en su vida, más específicamente, a nivel sentimental.


Sin rumbo en su vida una vez más, pero ahora con un
principio de virtud muy claro el joven muchacho comienza a viajar por el mundo
buscando su propósito en la vida, decide viajar a las tierras del hielo perpetuo
pues por recomendaciones de Jahra, allí encontraría su propósito. Algo extraño
lo que profetizaba la muchacha pero, ella solo podía refutar su exclamación con
un “algo dentro de mí me lo dice”. Así que sin entender mucho aquello, el joven
Pegaso Muerto decide viajar a las tierras heladas pero sin llevar a cuestas su
armadura sapuri otorgada por Hades. Solo y vestido de pieles decide emprender
su viaje.


Había llegado entonces a las inhóspitas tierras de la helada
Siberia. ¿Qué podía ser aquello por lo
que condenaría su destino según la valerosa Sagitario? Él aun no la sabía
y pues descubrirlo sería lo último que quizá
haría. Allí después de tanto deambular para llagar a las tierras heladas el
joven Pegaso Muerto sucumbe por agotamiento y se desmaya. Vaya controversia,
andar sin descanso hasta lograr tu fin es mucho. Agotarte hasta el punto de
desmayarte es demasiado. Y desmayarte en las tierras gélidas e inhóspitas de
Siberia era la muerte segura.


Después de un largo letargo Pegaso Muerto abre,
afortunadamente, sus ojos en una alcoba barroca muy extraña ¿Dónde se
encontraba? Se levantó de la cama y caminó observando cada detalle de aquel
lugar que le resultaba ilógico. Las paredes eran piedras ladrilladas una sobre
otra muy rusticas, las decoraciones como cuadras y mesones eran muy de la época
medieval, era extraño, pero probablemente se encuentre en un castillo, fue lo
primero que se le vino a la mente. Y no se equivocó…


Se hallaba entonces el joven en un salón muy amplio dentro
de aquel recinto. Una gran mesa ocupaba ese lugar casi de punta a punta y allí sentado
muy a lo lejos, al final de la mesa estaba sentado un sujeto. Un anciano que se
había presentado como Alexei había dirigido sus palabras al extranjero que solo
podía míralo con asombro ¿Quién era ese viejo y porque habría de salvarlo?


El anciano habría de revelar, por las actitudes nerviosas
del joven Pegaso Muerto, que se hallaba en Bluegrad, un pueblo de Siberia. Le
dijo que unos de sus guardias lo habían encontrado desmayado en las cercanías del
lugar y lo trajeron prisionero hasta interrogarlo, pero el sabio anciano prefirió
no hacerlo, incluso revelo que él era el Rey de dicho lugar.


“Siéntete como en tu casa, porque quizás lo sea de ahora en
adelante”. Palabras incomprendidas por el joven que prefirió ignorarlas y
juzgar al viejo de loco. Pero lo que él no sabía es que esas palabras eran tan
sabias viniendo de un venerable Rey que en sus tiempos fue un guerrero noble y
virtuoso que lucho por su nación. Alguien en el que el joven chico podría reflejarse
pues el también lucho por su pueblo hasta donde pudo.


Ese misterioso antaño parecía conocer algo más allá del
joven Pegaso Muerto. Le invito a que se hospedara tanto tiempo fuese necesario
hasta hallar lo que buscaba en Siberia. Y le fue confiando secretos de su
tierra, indirectamente y sin darse cuenta, el joven chico estaba siendo inducido
a la corona y patrimonios reales. Así paso el tiempo hasta que el anciano, que había
resultado ser una de las personas más importantes en la vida del chico tanto
como Jahra, la mujer que lo guio allí y Babylon, el joven guerrero que dedico
desinteresadamente parte de su vida para entrenarlo y enseñarle de la vida, había
llegado a su ultimo día de vida. El Jiji Alexei como lo llamaba cariñosamente
el joven muchacho, había caído en cama víctima de la única cosa con lo que a
estado luchando sus últimos años de vida, ya no era más un guerrero de
batallas, ahora era un guerrero por la vida, pero ya esa guerra no podía continuarla
más, la vejez había dado su golpe mortal.


Por órdenes secretas de Alexei, ya no habría reyes en
Bluegrad, algo que hundió a su gente en desesperadas quejas, llantos y demás. También
le dijo al joven Pegaso Muerto que cuidara con recelo la anáfora que se
encontraba como monumento del castillo, que no abandonara y dejara desolada su
tierra, que de ahora en adelante él sería uno de sus grandes guerreros y que
como última petición le dijera su verdadero nombre. El chico le había comentado
de su pasado y que él jamás había revelado su nombre. Alexei ahora se lo pedía
como ultima suplica, no quería morir sin conocer a su predecesor.


Sin opciones el chico revela, después de tantos años y de
revelarse al yugo del Dios Hades, que su nombre era realmente Ulises, y que ya
no tenía caso ocultarse bajo el seudónimo de Pegaso Muerto, ya no luchaba por
Hades. Más aun, cumpliría la promesa al viejo y se quedaría allí a defender su
pueblo, una responsabilidad ahora bajo sus hombros.


Ulises fue nombrado entonces el príncipe guerrero de la nación
y líder de aquella por órdenes de Alexei. Porto entonces una de las sagradas
armaduras azules de la corona real de Bluegrad. Luego con los años sería nombrado
el Rey legítimo de la nación y aun después de ese tiempo no ha fallado a la
promesa del Jiji Alexei. Al parecer nunca lo haría tampoco porque aquel sujeto,
era un ser inmortal, que había vivido hasta entonces doscientos diecinueve
años, y seguirá así, defendiendo a su nación hasta la eternidad.


Última edición por Ulises el Vie Ago 10, 2012 8:51 pm, editado 2 veces

_________________
Narro | Hablo | Pienso

: 0 : 1 : 0 : 1


avatar
OH ME
Santo de oro de Cáncer
Santo de oro de Cáncer

Mensajes : 1004
Puntos : 1180

Volver arriba Ir abajo

Re: Blau Prinz [Peticiones]

Mensaje por Midgardo el Miér Jul 25, 2012 1:19 am

Pues a la espera del fic no vayas a olvidar poner tus puntos de Ar. que son ahora de 5 Wink Estan bien tus técnicas.

_________________

: 0 : 0 : 0 : 0
avatar
Midgardo
Dios guerrero de Phecda
Dios guerrero de Phecda

Mensajes : 1067
Puntos : 355

Volver arriba Ir abajo

Re: Blau Prinz [Peticiones]

Mensaje por Midgardo el Jue Jul 26, 2012 3:30 am

Cambio dado por hecho

_________________

: 0 : 0 : 0 : 0
avatar
Midgardo
Dios guerrero de Phecda
Dios guerrero de Phecda

Mensajes : 1067
Puntos : 355

Volver arriba Ir abajo

Re: Blau Prinz [Peticiones]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.