Antiguos Camaradas.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por chechox el Vie Oct 26, 2012 11:03 pm

Sacrificio y liberacion de Somas.

… La adrenalina, corría por el cuerpo del muchacho, mientras hacia esfuerzos por controlarse frente a la mayor de los insultos, un ataque de un dorado, solo pensaba en la misión que se le encomendó, fue así como entre la oscuridad volvió a desaparecer, un ambiente tenso, y un Sable que lograba sus objetivos, a pesar de haber visto varias veces el Yggdrasil, al joven le seguía llamando la atención lo majestuoso del árbol y los misterios que guardaba, miraba con atención como uno de los mundos contenidos en el fresno de lograba abrir, una plaga de seres sale de este mundo, rápidamente el muchacho se coloco a la espalda de Sable, lo que lograron fue algo realmente increíble, Tifón volvía a la vida a través de Aron, un gigantesco aliado de los titanes, se hacia presente en el lugar.

El tiempo pareció detenerse por un momento, Sable miraba de forma cómplice a su hermano, quien de inmediato comprendió que debía continuar, el titán se acercó a tifón y arrastrándolo violentamente de un brazo ingresaron a un lugar detrás del Yggdrasil, un pequeño viaje al llegar, el chico soltó el brazo y lo lanzo contra el suelo, entonces se escucho:

Checho: Supongo que sabes en que lugar estamos.

Tifón miraba a su alrededor y se comenzaba a enfurecer, este lugar no le gustaba, gritos de sufrimiento, un aire a lamento y a castigo eterno, un ambiente de muerte y desolación, el tártaro, un lugar sombrío donde los condenados a un castigo peor que la muerte, a pesar de estar en este lugar el titán no parecía estar disgustado fue esto lo que llamo la atención de su aliado:

Tifón: No entiendo que hacemos en este lugar.

Checho: Sencillo, es una de las ultimas veces en que veras este lugar, finalmente seremos libres.

Al terminar esta frase el titán apunto hacia una montaña donde se podía observar el único brillo en ese lugar, ambos comenzaron a caminar por el lugar para llegar a la cima del montículo, al acercarse a su objetivo, el viento se hacia mas pesado y mas fuerte, el cabello del muchacho bailaba frente a cada soplido del viento, tifón seguía enojado y a regañadientes parecía acabarse su paciencia, el titán hizo un gesto para que tifón lo esperar, pasaron unos minutos, Hiperion traía en sus hombros a una chica, Tifón sentía algo extraño y claro esa mujer en otra vida fue su novia, esa otra vida era humana, pero llegaba el momento de continuar, el brazo derecho del titán en donde guardaba esa marca secreta, comenzaba a temblar significaba que ya estaban muy cerca, finalmente se encontraron frente a una dormida y gigantesca forma femenina.

Dejo caer a la chica y dijo:

Checho: Tifón, quiero que veas que soy capaz.

Al decir esto, ocupando su mano como una aguja golpeo varios sectores del cuerpo, formando una figura algo similar un reloj, una explosión de sangre rodeaba la figura gigantesca, poco a poco comenzó a revivir la titanide Gea, quien miro a los visitantes, y antes de que pudiera hablar el titán dijo:

Checho: Sacrificio terminado, hora de cumplir con tu parte del trato.

La titanide no podía permitir, que le hablaran con tal insolencia pero notaba que solo podía mover su brazo izquierdo:

Checho: Exacto, hice el reloj de Cronos, solo necesito a parte del trato y te dejare en paz y con todos los movimientos.

No quedo mas remedio y la titanide le entrego las cajas que contenían lo que necesitaba, y los dejo marcharse.

Titán lleno de odio.

Rápidamente, regresaron al edificio, donde se podía observar una verdadera masacre, Niflheim el reino de la oscuridad y tinieblas, que sable había abierto también se liberaron las sombras que habitan ese reino, sombras violentas que destrozan todo a su paso, el titán le paso a Sable lo que había conseguido, recibió instrucciones y debió ingresar a aquel reino junto al ejercito de Cronos, junto al nuevo ejercito de los titanes, guiados por Tifón.

Al llegar a Niflheim, el titán imaginaba perfecto ese lugar, sombrío similar al tártaro, guio al ejército por un sendero, algunos resultaron quemados, la dragona Nidhogg quien vive en el reino y protege el árbol, atacaba para proteger su territorio, antes de que el ejército atacará, el titán riendo dijo:

Checho: Tifón, hay pocas cosas que me gustan, pero las que adoro son los dragones y la oscuridad.

Nidhogg: Nunca supe de alguien que hablara con dragones, pero hay alguien que controla las sombras, es Heimdall.

Checho: ese dios ya fue derrotado.

Nidhogg: ahora es la sombra jefe.

Checho: Genial.

Una sombra gigantes, golpeo la cara del titán, era Heimdall.

Las sombras y el ejército comenzaban la batalla, Hiperion no paraba de reír, disfrutaba de lo que pasaba, seguí recibiendo golpes, pero de pronto la sombra que estaba frente a el dejo de golpear y se quedo inmóvil:

Checho: Es absurdo, yo soy sombra y oscuridad.

Heimdall comenzaba a revolcarse de dolor, Hiperion domina las sombras, el viento y la oscuridad, simplemente lo estaba manipulando y destrozando por dentro, cuando la sombra ya no resistió más, el titan comenzó a destrozar con un grito ensordecedor y con su cosmos a las sombras, se despidió de la dragona y volvió donde Sable quien parecía esperar la reacción de los asistentes quienes ya no tenían problemas con las sombras…..

_________________



"El dominio de las sombras hecho titán"
avatar
chechox
Titán Hyperión
Titán Hyperión

Mensajes : 73
Puntos : 60

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por Sable_T el Lun Nov 05, 2012 3:40 pm

Capitulo 7 (Saga Imperio)

Soumas.

Sable sonreía y tocaba su pecho, y miraba a todos con gran gentileza y les decía.

Ella está unida al Yggdrasil mantiene este mundo lejos de los otros ocho Odín lo sabe él y sus guerreros vienen de Asgard, nuestro mundo Midgard está lejos de ser competencia para alguno de los Ocho mundos restantes pero nosotros lo devolveremos a su antigua Gloria ustedes y yo, les ofrezco mi regalo más preciado! Mis camaradas

El poder q yo poseo el poder más puro q hay en este mundo.

El cuerpo de Sable comenzaba tornarse extraño ligeros espasmos musculares comenzaba a provocar q su cuerpo se contrajera, nuevamente Sable tocaba su pecho pero esta vez con algo de dolor y decía.

Ya esta, todo está listo.

Sable miraba a Gea apretaba su boca y cerraba sus ojos y decía.

Blut des Universums.

Sable cortaba sus venas y antes de q esta cayese al suelo dibujaba un circulo de invocación, mientras su sangre derramaba Sable enciende su cosmos y la sangre derramada comenzaba a brillar intensamente y de este círculo un enorme brazo aparecía a toda velocidad y se disparaba contra el Árbol de la Vida y le tomaba del tronco justo debajo de los Pies de Gea.

Sable estaba en shock auq aun de pie dentro del circulo de invocación de Sable se podía escuchar un sonido q decía.

Moeder.

Gea poco a poco abría sus ojos se escuchaba como rechinaba la madera al ser removida, los ojos de Gea eran de color verde y un suspiro se podía mirar de su boca.

Hefesto miraba como Sable se estaba poco a poco desangrando hasta caer de rodillas, aun inconsciente Hefesto corría hacia Sable a intentar curar sus heridas pero era imposible su sangre no dejaba de derramarse, Odín se acercaba a Hefesto y le señalaba con su dedo q la sangre de Sable alimentaba el circulo de invocación y a su vez era consumido por el gigantesco brazo que apretaba fuerte al árbol de la vida e intentaba comunicarse con Gea pero no era suficiente en eso el brazo regresaba por el circulo de Invocación pero antes de esto tomo a Sable lanzando a Hefesto a varios metros mientras q Odín apenas y esquivaba el golpe.

Hefesto miraba a Hyperion quien no movía ni un dedo para salvar a su hermano e ignoraba al dios, quien comenzaba a desesperarse.

El edificio comenzaba a derrumbarse pues sin el cosmos de Sable q le mantenía erguido poco a poco se desmoronaba, los dioses sin dificultad evadían los movimientos del derrumbe ahí fue cuando notaron lo enorme q era el Yggdrasil, Odín miraba orgulloso el gigantesco árbol Charlie solo cuidaba a Kassandra y esta se notaba algo preocupada por Sable quien ya había desaparecido en eso los Dioses notaban algo impactante.

Estaban rodeados por el ejercito entero de los Titanes algunos q habían sido heridos por las sombras del Nifheim poco a poco se reconstruían.

En eso se escuchaba a Sombra decir.

-Miren esto…

La sangre q había sido derramada por Sable poco a poco comenzaba a unirse y a formar de nuevo un Circulo de invocación auq esta vez era más pequeño y no brillaba tanto como el anterior, pero se movía mucho más rápido hasta dejar marcado en el suelo un pentagrama q comenzaba a brillar hasta oscurecerse para dejar ver ya en su forma terminada un pasadizo.

El cual comenzaba a dar paso a Sable q esta vez lucia un poco más extraño de lo habitual.

Sus cabellos lucían castaños y brillantes sus ojos aun eran grises pero se miraban profundos enmarcados aun por sus anteojos sus cabellos tenían entrelazados una corona de laureles la piel del Titán ya no era pálida auq seguía siendo blanca ya tenía un tono a marmolado su cuerpo esta vez estaba vestido por un traje rojo como la sangre con adornos dorados en sus brazos descubiertos se notaban enormes brazales dorados y pulseras del mismo metal q chocaban entre sí provocando un melodioso y a su vez ensordecedor sonido una ligera sonrisa se dibujaba en su rostro mientras el ejercito entero de los Titanes se inclinaba Hyperion se acercaba al Titan y se podía mirar a simple vista el Gran parentesco q había entre ambos. El mismo aire de supremacía era emanado por ambos Titanes.

En eso El Titán se acercaba a Gea y le decía.

Madre ya estoy cumpliendo con mi promesa quiero liberar a mis hermanos q aun siguen encerrados en el Tártaro y he conseguido a las personas mas extraordinarias q se fusionaran con sus almas. Son mis amigos!

Decía Cronos mientras sonreía hacia donde estaban sus camaradas todos ellos impactados con las palabras del Titán.

Gea sonreía, y un bello aliento salía por su boca y su vientre comenzaba a desgarrarse dentro de este diez Soumas se desprendían

Samshir, Reipia, Tanken, Xiphos, Katar, Xifos Velona, Megas Tsekouri, Vallistras, Megas Kroustika, Flamberge.

Impresionantes armas comenzaban a girar alrededor de los amigos del Titán Cronos, todas ellas eran las Sumas q cubrían los cuerpos de los poderosos Titanes aun mas fuertes q un manto sagrado incluso que una armadura Kamey pues el cielo y la tierra habían trabajado en conjunto para dar forma a estos impresionantes mantos.

Cronos decía.

Compañeros! El regalo prometido les ofrezco el mundo entero les ofrezco poder ilimitado el poder ilimitado que mi estirpe posee les ofrezco unirse a mi causa combatir lado a lado sean mis hermanos conviértanse en mis cómplices en este mundo compartiré mis alegrías y me Reino completo a quien acepte mi regalo.

Los Titanes son una realidad ahora!!

No terminaremos en los abismos del Tártaro!!

Es Hora de comenzar con nuestra Rebelión!! El Cielo y la tierra son testigos de lo que ahora esta a punto de ocurrir.

Cronos apretaba su mano fuerte mientras el espíritu del Titán aparecía detrás de el un ser gigantesco de seis brazos q gritaba al cielo poseía un enorme yelmo y solo dejaba ver sus ojos, los cuales estaban fijos a los amigos de Cronos esperando la respuesta de cada uno de ellos…

Detrás de Cronos once almas mas tomaban forma, los Titanes del Tártaro habían sido liberados y solo esperaban aquel cuerpo prometido por su Hermano menor Cronos..

Amigos que dicen!!

Están dispuestos a llevar esta aventura a niveles Titánicos!!!

Serán parte de la Solución?

Cada uno de los invitados de Cronos estaban a punto de tomar una decisión muy importante, dejar sus antiguas armaduras e involucrarse en la hermandad de Cronos para comenzar la nueva guerra o ser parte del Problema y pelear contra el gran poder desencadenado por los Titanes.

Acaso será la única manera?

_________________










avatar
Sable_T
Titán Cronos
Titán Cronos

Mensajes : 86
Puntos : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por raistlin2 el Vie Nov 09, 2012 10:44 am

Primeramente Cronos habia tratado de entretener a sus invitados, postergando todo lo posible el acto final, pero ahora que habian llegado a el, los hechos se sucedian a una gran velocidad, de modo que no eran entendidos en toda su extension por la mayoria de los invitados.

Pocos minutos antes se encontraban en la azotea del enorme rascacielos, simplemente disfrutando de la comida y bebida alli servida y de las amplias vistas, ademas de la compañia del resto de asistentes, y si embargo ahora, una de las ramas de Yggdrassil se extendia por todo el edificio, que se derrumbaba a su alrededor, mientras las sombras de Niflheim trataban de acabar con los empleados de la compañia, y Sable realizaba un extraño ritual.

Odin habia seguido con interes los pasos del titan, sabia que planeaba algo importante, pero cuando vio la rama del fresno mundial, presto a este toda su atencion.
Sobre la superfie de su corteza se iva mostrando la figura de su hija, Jörd, que permanecia alli inmovil, con la boca y los ojos cerrados, y hasta los mechones de su cabello estaban inmoviles.

Mientras el As observaba a su hija, el titan comenzo un extraño ritual, en el que entregaba parte de su sangre a su madre prisionera, lo cual poco a poco comenzo a abrir los parpados, mostrando sus verdes iris y exhalo un corto suspiro.
Este hecho fue suficiente para centrar de nuevo la atencion del dios nordico en el mas joven de los titanes, que estaba tratando se ser ayudado por Hefesto.
Odin se acerco a el, y lo detuvo, mostrandole el efecto que estaba teniendo sobre Jörd. El efecto que Cronos buscaba.

Pero parecia que la sangre de Cronos no era suficiente para liberarla, y el cuerpo del titan se convulsiono, lanzando lejos al herrero olimpico de un golpe, y casi tambien al As.

Al devilitarse el cosmos del dueño del edificio, este comenzo a venirse abajo poco a poco, pero antes de que lo hiciera del todo, el cosmos de Sable Comenzo a crecer de nuevo.
Parece que el ritual habia tenido un buen final al fin y al cabo, pues el Cronos que todos veian ahora ante ellos no era igual al de antes. Su cuerpo parecia haber rejuvenecido, sus ropas habian cambiado por otras mas ostentosas, y estaba adornado por numerosas joyas.

Mientras esto pasaba, Odin se habia acercado a ayudar a levantarse a Hefesto, mientras la rabia que habia sentido al ver presa a su hija iva creciendo en su interior.
Ahora veia como Sable emergia tras su ritual regenerado, y trayendo con el un regalo de parte de Jörd, pero tambien veia como el cuerpo de esta seguia inmovil, encerrado en la superficie del gran fresno.

El titan explico lo que habia ocurrido, y lo que ocurriria, mientras los 10 bultos que su madre le habia entregado giraban alrededor suyo y luego se dispersaban, acercandose a diferentes invitados.

Ante Odin giraban lentame las Tanken, las dagas gemelas que en su dia vistieron al mayor de los titanes, el calculador Oceano.
Odin sin embargo no les prestaba atencion. Su vista seguia fija en la figura de Jörd, a la que habia esperado ver moverse tras el ritual de Sable, pero que no habia sido asi.
Poco a poco su semblante iva cambiando, mostrandose mas duro a medida que su ceño se fruncia, y comenzaban a marcarse los musculos de su mandibula y cuello.

El dios nordico adelanto las manos, y tomo las dos dagas por el mango, sin mirarlas siquiera, como si fuese un simple gesto automatico para apartarlas de su camino.
Al tomarlas un enorme cosmos oscuro emergio de ellas, como si la irrefrenable marea del oceano mundial se hubiese desatado de golpe, y unos riachuelos de agua negra comenzaron a surgir de ellas y treparon por los brazos del dios.
Este seguia sin prestarles atencion, mientras su semblante seguia mostrando la ira que lo invadia, y poco a poco su cosmos tambien empezo a mostrarse de manera agresiva a su alrededor.
Los riachuelos de agua que subian por sus brazos comenzaron a hacerse cada vez mas lentos. Poco a poco una ligera escarcha blanca comenzo a formarse sobre ellos, constrastando con las negras aguas, y en pocos segundos habian sido congelados alrededor de los brazos del As.
Del mismo modo, el oscuro cosmos que habia emergido de las armas fue ahogado poco a poco por el agresivo cosmos que desprendia Odin, hasta que finalmente fue extinguido completamente.

-¿POR QUE MI HIJA ESTA PRISIONERA DENTRO DEL ARBOL QUE ES SU HOGAR? ¿QUIEN ES EL RESPONSABLE DE ELLO?

El grito de rabia de la deidad del norte capto temporalmente la atencion de todos ellos, especialmente de Hefestos, que se encontraba a su lado mirando el oscuro martillo que flotaba ante el, y de Cronos, que observo con una sonrisa que el dios nordico tenia las dagas en sus manos.

_________________




No somos los corderos de un dios que nos es extraño. Somos los lobos de Odin.

Spoiler:











NIVEL MASTER

Nivel 68
Ganadas 50
Empatadas 2
Perdidas 7
Alumnos 28
Nivel Por Mejor Batalla 2008/2009
3 niveles por reunir las 5 reliquias
2 Niveles por invasion al Santuario 2010

avatar
raistlin2
Dios Odín
Dios Odín

Mensajes : 130
Puntos : 159

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por Arsa el Dom Nov 11, 2012 9:46 pm

Los acontecimientos sucedían rápida y confusamente, hace poco todos los presentes comían y bebían tranquila y plácidamente, unos minutos más tarde nyota, su asistente llegaba en hombros de chechox, después sable iniciaba un ritual que casi lo mata, su sangre emanaba del cuerpo, y gea surgía atada a yggdrasil, el árbol mitológico que sostiene los 9 mundos, pronto las sombras cubrían el edificio, Hefestos intenta ayudar a sable y de un golpe es alejado… todo es confusión y caos.
Hefestos actúa casi por instinto, sabe que debe ayudar a sable, pero algo se lo impide, pronto su maestro ha dejado de ser sable para mostrarse como la reencarnación de Cronos, de gea surgían las somas pertenecientes a los antiguos titanes, aquellos dioses derrotados por Zeus y sus hermanos. El herrero reconoce una de esas armas, había tenido la oportunidad de conocerla de cerca, era la espada de Japeto, su primer alumno y a quien había vencido en una batalla anterior.
Pronto Odín estallo, su ira era aterradora, el tranquilo dios nórdico había tomado las espadas gemelas de océanos y ahora las portaba mientras preguntaba por qué su hija se encontraba unida al árbol que era su hogar.
Maji, la otra autómata se acerca al herrero, lleva sus manos a la cara del dios, de ellas brota un líquido claro, espeso y algo denso, el dios la toma, sabe que ésta le ayudara a recuperar sus fuerzas, la ambrosia bebida de dioses entra por su boca y recorre en instantes su cuerpo.
El herrero se levanta, maji se mantiene cerca, muy cerca, el dios impregna una de sus manos con su cosmo y la introduce en el abdomen de la mujer, ella inmóvil e inmune espera sonriente la decisión del dios, él mientras tanto escarba en su interior, al encontrarlo cierra el puño, lo que hace estremecer a la mujer, Hefestos empieza retirar su brazo del abdomen de su acompañante trayendo consigo su arma, el Martillo dorado con el que forja las armas de dioses y mortales.
En el aire otro martillo, esta vez oscuro, se acerca al herrero girando lentamente alrededor del dios, parecía que las somas buscaban a la persona correcta para habitar, pues estas poco a poco rodeaban a los invitados y algunas se detenían por pequeños instantes frente a ellos, como analizando si eran adecuados o no. El Megas Kroustika finalmente se detiene frente al dios, una especie de corriente cósmica empieza a surgir de él; Hefestos aprieta un poco más su martillo y lo levanta por encima de su cabeza, es la primera y quizás la última oportunidad que tendrá de destruir un soma, el dios inicia un movimiento en descenso buscando golpear la souma, sin embargo, su ataque es detenido por otra arma, una espada larga y delgada que ha atacado al dios clavándose en su pecho.
Hefesto mira la espada, sus brazos han queda suspendidos a los costados de su cuerpo, su vista se empieza a nublar mientras cae de rodillas aun con la espada incrustada, vivy la discordia intenta acercarse a ayudar al dios pero es detenida por centenares de rayos que surgen del pecho del dios, aislando en una especie de cúpula eléctrica.
El cuerpo del dios empieza a cambiar drásticamente, su cosmos se eleva rápida y peligrosamente mientras su cabeza se inclina hacia atrás, haciendo que mire el cielo, su ropa desaparece para verse vestido como el dios que hasta hoy fue. Aunque el dios no grita se nota que sufre, sus músculos se tensan y contraen mientras su cabello varía de color de rojo a amarillo y viceversa. En su interior el fuego y el relámpago luchan por apoderarse de Arsa.

_________________
SOY EL FUEGO QUE QUEMA, DESTRUYE Y DA NUEVA VIDA.... UNETE A MI Y SERAS SALVADO, ODIAME Y SERAS CENIZAS






Tu Sabes Pensar, Aprende a Pensar Por Ti Mismo
avatar
Arsa
Dios Hefesto
Dios Hefesto

Mensajes : 148
Puntos : 100

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por sombradelgeminis el Lun Nov 19, 2012 9:45 am

Varias de las sombras que salieron del mundo de Nifheim, se abalanzaron en contra del patriarca del santuario pero éste se mantuvo quieto sin hacer movimiento alguno, sólo sonriéndoles con arrogancia, cuando las bestias quisieron tocarlo se pulverizaban por completo; parecía una barrera pero en sí sólo era el cosmos de éste.Sombra se sacudía los restos que habían quedado de aquellas bestias mientras se ponía en primer plano para ver la invocación y los sellos de su maestro. Realmente le había sorprendido un poco como había convertido a sus trabajadores en el ejercito de las arenas, pensó que sería más rápido pero se equivocó y, suspiró meneando la cabeza un poco, su maestro tenía ganas de hacer sufrir a los ahí presentes… pobres infortunados aun cuando ganasen bien nunca esperaron tener ese final.

Lo que si no esperaba fue que trajera a Tyfon a la vida por medio de Aaron, por un momento pensó que tendría misericordia de él por todos los años que le había servido y esperado su regreso, pero luego recordó que hablaba de su maestro. No podía hacer otra cosa más que esperar, lo que si sabe es que se estaba divirtiendo de sólo ver como Hyperion moría de la humillación por haber sido golpeado por él. Aunque al titán le costara, el geminiano se había convertido en la mano derecha en los planes del rey de los titanes, era irónico eso pero a veces la vida tenía demasiadas ironías.

El ver a Gaia le sorprendió grandemente, siendo un humano tenía el privilegio de verla, aun así hizo como que no le prestó atención pero rápidamente la observó y analizó por completo. Después de eso Hyperion volvió a salir y los monstruos que aun quedaban fueron desaparecidos, suponía que ese vago había logrado algo bueno por fin. Cuando Sable empezó con aquellos pentagramas a casi desangrarse no hizo ni el intento de ir a ayudarle, eso sería una grave humillación para él, aparte todo era parte del plan, su risa afloró cuando vio volar al dios herrero y como Odín apenas y libraba el golpe.

Lo siguiente lo dejó pensante un momento en las palabras de su maestro, les estaba entregando las legendarias somas. No había arma más fuerte que ellas nadie podía romperlas o casi nadie podría, era una generosa oferta… pero su manto de géminis… jamás lo dejaría tenía una idea que
sólo se llevaría a cabo si podía vencer lo que él pensaba que sería la unión.

La reacción que tenía el dios de Asgard fue más allá de lo pensado pero le dio una idea de lo poderosas que podían ser las somas al ver como trataron de controlarlo de inmediato, aunque para nada fue sorpresa que no lograse dominarlo.Si algo tenía el viejo Odín era que nadie podría domarlo.Volteó a ver a los demás inmersos con las armas y le pareció extraño como el herrero buscaba destruir una de ellas pero no lo logró al ser apuñalado por otra, ¿designio?… esa era su arma tal vez fue apuñalamiento por una inminente traición si se unía a otra.

No podía perder más tiempo, tenía que ir a ayudar a su maestro contra Odín, Hyperion no sería rival por mucho tiempo para él. Vio las armas que tenia frente a él… xipho… las dagas dobles o espadas dobles; si que sabían escoger a sus usuarios esas armas, se suponía que esas eran del titán Japeto. Sin pensarlo dos veces las tomó rápidamente sintiendo una descarga por todo su cuerpo y de pronto su cuerpo se entumeció, mientras todo se volvía oscuro… sonrió con arrogancia… ¡¡¡que débil!!! ¡¿Tratar de controlarlo con tan insignificante cosmos?!

Hace mucho tiempo Sombra había pasado el cosmos de los dioses,así que no le sería tan fácil ver a Japeto. Fueron un par de minutos de guerra donde el titán volvió a ser paralizado y quedar sólo como una fuerza extra para el dorado quien sin darse cuenta estaba portando ambos mantos, el manto de géminis estaba primeramente y sobre él puesto se encontraban ya las dagas.Era una combinación extraña ya que se complementaban una con otra, sentía un poco el cambio pero no le dio mucha importancia por el momento.Corrió rápidamente haciéndole frente al dios de Asgard, empuñando el arma de los titanes en dirección a su cuello.

-Llámame perro del titán pero creo que tú mejor que nadie sabe que los planes de Sable no dañarían a ninguno de los presentes. Gea y él tenían un trato.Ahora cálmate o tendré que estrenar mi arma contra ti…hermano…

_________________

Spoiler:


: 1 : 1 : 1 : 1
avatar
sombradelgeminis
Santo de oro de Géminis
Santo de oro de Géminis

Mensajes : 344
Puntos : 225

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por vivy63 el Lun Dic 03, 2012 6:24 pm

El viento soplaba en mi rostro; parada en medio del gran jardín que me rodeaba, la comida que me ofrecían no me apetecía, me sentía atrapada, encarcelada en jaula de cristal…

enojada como estaba, me sentía débil, grande era el poder de aquel muchachito que me había casi secuestrado y me traía como ofrenda a él, al mas grande mis enemigos, al único de mis enemigos que me podía destruir…

Estaba enojada y confundida… tenia ganas de huir de allí de nuevo, pero como hacerlo?? Frente a mis ojos se encontraba aquella urna… podía ser mi libertad pero también mi perdición, al fin podría entregarme en cuerpo y alma a quien deseaba desde lo mas profundo de mi ser, pero también significaría mi muerte absoluta, cedería a los impulsos de mi cuerpo y mi corazón o seria capaz de resistir de nuevo…??

No encontraba respuesta y esos ojos grises que me traspasaban con la mirada, sabia bien que el leia en mi rostro mi gran confusión, no podía mirarlo a la cara, si se lo permitia de nuevo controlaría por completo mi ser… seria su compañera, pero mas que eso seria su esclava…

Podía acaso yo, diosa de la discordia entregarme de nuevo a la perdición de su condicionado amor… ???

Que pasara entonces conmigo, dejare de ser quien soy, me convertiré en otra, le dare vida por mi propia voluntad a quien dormía allí, olvidaría mi vida y mi historia, de nuevo hundiría en el olvido a la gran eris… y que pasaría con lo que había logrado??

Miles de preguntas se atropellan sin sentido en mi cabeza…que haría, allí estaba mi única esperanza de ser suya, pero también podría ser mi perdición…

Esta vez no era yo quien plantaba las dudas, ese anciano titan había logrado de nuevo hacerme dudar… lo haré, pienso un segundo y de repente me arrepiento…

La diosa de la discordia no hacia mas que batallar en su cerebro por saber que hacer, mientras todos sus amigos y antiguos camaradas esperaban la respuesta…

Seguire adelante, solo debo escapar… se repetía la bella diosa mientras caminaba en silencio de un lado a otro, vigilada por esos hermosos ojos que ella tanto adoraba… el cielo se hacia cada vez mas oscuro y las lagrimas comenzaron a brotar… levanta la mirada y la clava en el… su bello cabello ahora caia sobre sus hombros en desorden dándole la apariencia de un descuido casual, pero su rostro denotaba la angustia que estaba viviendo esta vez en su corazón…

Cronos…. Le llama, todos la miran por un espacio de tiempo que para ella fue interminable… el se acerca, la toma entre sus brazos y simplemente la abraza… de nuevo lo hacia, ella tambalea, intenta separarse pero no puede… realmente no quiere huir de el….

Levanta su mirada, y lo observa como lo hacia antes, lo mira a los ojos y una lagrima resbala por su mejilla… el cuidadosamente seca esa lagrima y la congela en el tiempo, solo ellos dos saben lo que ella le quiere decir realmente….

Por que lo haces??

El silencio en ese momento es complice de ambos, se miran y ella de nuevo queda atrapada en su mirada, quería llorar y morir de una sola vez… pero entre esos fuertes brazos que la sostenían, jamás podría hacer ni una ni la otra…

El seguía siendo lo mas importante para ella, y solo bastaba una oración para empujarla hacia la gloria absoluta de la dicha eterna, o hundirla para siempre en la tristeza y la desesperación…

De nuevo ella lo mira y pregunta… solo dime por qué?

_________________
[flash][/flash]
avatar
vivy63
Diosa Eris
Diosa Eris

Mensajes : 52
Puntos : 13

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por Sable_T el Lun Dic 31, 2012 10:37 am

Capitulo 8 (Saga Imperio)

Sin Restricciones..



Cronos miraba a la Diosa Eris q ya hacía en sus brazos el bello aroma que de su piel se desprendían relajaban los más desorbitados impulsos de gobernar el mundo mismo en ese instante, Cronos solo la apretaba fuerte contra si mismo pues la bella diosa aun luchaba por escaparse de sus brazos, auq ella no dejaba de mirarle.

Leo tus ojos como si fuesen un libro abierto y a tus labios nunca los enseñaste a finjir.

Cronos tocaba delicadamente el hombro de la Diosa y se deslizaba por todo su brazo y le tomaba delicadamente su mano, la Diosa no podía de dejar de mirar al Titán, parecía hipnotizada por las caricias q recibía.

Auq las caricias de Titán eran reconfortantes y las palabras sonaban a lo que realmente sentía la Diosa, Cronos aun no había respondido la única pregunta q le había hecho.

Cronos le tomaba de la cintura, mientras secaba las lágrimas de la Diosa y acomodaba su cabello y le decía al oído.

Es que me enamore perdidamente de ti.

Si todo este tiempo he reservado lo q siento por ti, es por q no puedo ser egoísta con las personas q antepusieron sus vidas por mí, mi familia, mis hermanos que prefirieron vivir en el exilio antes de traicionarme que aceptaron el castigo a mi lado, pero ahora q uno a uno está despertando mi plan está llegando a su fin espero q mis amigos acepten mi regalo y de esta manera jamás nos separaremos.

Cronos nuevamente le tomaba la mano a la Diosa y con una ligera sonrisa le decía, el destino lo forja el corazón y nuestros sentimientos y quizá no pueda decidir el destino de los seres vivos, pero puedo hacer q su corazón me siga.

Se mi Reina y gobierna este mundo a mi lado, jamás vagaras por el mundo sin sentido ni tu corazón seguirá sufriendo la terrible agonía creada por la soledad, deja q el calor de mi cosmo te cobije día a día.

Cronos le soltaba las manos y la Souma de Rea aparecía detrás de ella.

Cronos decía antes de separarse de su amada Eris.

Nunca estarás sola amada mía, solo permíteme estar a tu lado sin restricciones.

Cronos miraba como sus amigos poco a poco eran absorbidos por el Dunamis q desprendían las Soumas, Cronos miraba atento a cada uno de sus camaradas complacido con el regalo q les había otorgado. Algo de nostalgia comenzaba a invadir sus pensamientos y miraba a Hyperion quien miraba complacido pues su plan estaba terminando en eso algo con lo q nunca contaron.

El atardecer estaba llegando y la luz del sol poco a poco se extinguía al parecer los camaradas de Cronos estaban aun tratando de dominar el Dunamis q desprendían en eso un rayo de luz cayo del cielo Cronos miraba sorprendido lo q esto significaba.

El ejército de Zeus estaba bajando del cielo millones de guerreros iluminados con la luz del sol resplandecían como estrellas en la noche más oscura Cronos respiraba hondo Apretaba sus puños y miraba de reojo a sus compañeros pensando, que era demasiado pronto para iniciar una nueva Titanomaquia.

Y esto obviamente no era parte de su plan.

_________________










avatar
Sable_T
Titán Cronos
Titán Cronos

Mensajes : 86
Puntos : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por Arsa el Jue Ene 10, 2013 1:31 pm

Una tierra yerta y despoblada, la roca y el cielo se funden en un lejano horizonte monocromático, salvo el correr de la arena levantada por el viento poco o nada se aprecia en esta vasta tierra desolada, allí dos figuran se recortan contra el firmamento, cada una vestida con una túnica blanca que cubre sus cuerpos y un arma empuñada en sus manos. Hefestos el dios del fuego y la herrería, un hombre musculoso de barba y pecho descubierto sostiene su martillo dorado en la mano derecha, enfrente suyo otro hombre, un poco menos musculoso, con un cabello dorado que brilla al sol de medio día sostiene una espada larga y delgada, un estoque, un titán, Ceo del relámpago negro…

No es necesario mediar palabra alguna, los dos conocen el deseo del otro, su propio deseo y que deben hacer para obtenerlo, pronto martillo y estoque chocan sin descanso, sin tregua… dios y titán luchan sin descanso como en aquellas antiguas guerras que cuentan los mitos casi olvidados, ninguno da un paso atrás, salvo para tomar más impulso y atacar con fuerzas renovadas.

Un corte, un hematoma, un movimiento adicional, una sucesión de golpes y bloqueos, pasos que atraviesan esta árida llanura, la batalla continua sin descanso, sin tregua, las heridas empiezan a aparecer en los dos guerreros, de pronto una pausa, unos cuantos pasos separan a los contendientes, algo en el exterior los distrae, sus hermanos y lideres los llaman a la batalla, a una nueva titanomaquia, lo cual implica decidir esta batalla lo antes posible.

Ceo toma la iniciativa, su cosmos se eleva cambiando las áridas tierras por unas aun mas yertas, frías y oscuras, una especie de caverna en la que la oscuridad reina, el tártaro se abre ante los ojos de los guerreros, allí Ceo ataca con nuevas fuerzas, su estoque de ébano atraviesa el cuerpo del herrero mientras es expulsado varios metros hacia atrás.

Aun asi el herrero no se rinde e igualmente eleva su cosmos haciendo que el paisaje cambie nuevamente, el tártaro ha pasado a ser la caldera de un volcán, en donde las altas temperaturas del magma impregnan el aire, un susurro del dios y el volcán hace erupción enviando al titán cientos de metros en el aire.

A medida que el paisaje se interpone uno sobre otro, quemaduras y heridas se hacen presentes en los inmortales, aun siendo inmortales, el cansancio se deja entrever en sus movimientos cada vez más pausado aunque con la misma ira inicial. El árido desierto ha vuelto a ser el campo de batalla, allí dios y titán detienen sus ataques, una tercera presencia ha llegado al lugar, un niño camina hacia los hombres, su cosmos blanco, pequeño y débil muestra determinación y confianza, no lleva armas ni prenda alguna, sus cabellos castaños se agitan con el poco viento del lugar, su rostro muestra el recorrido que ha hecho el agua desde sus ojos, descendiendo por sus mejillas hasta perderse en algún lugar de su cuello, ha llorado y aun en ese momento llora.

A diferencia de otros dioses, Hefestos no reencarna en mortales, el toma posesión consentida de un cuerpo mortal, uniendo su alma con la del mortal, aprendiendo el uno del otro, esa tercera persona en el campo de batalla no es otro que Hakoon, el alma mortal que comparte cuerpo con el dios. El niño se acerca a los inmortales, pidiendo sus armas, titán y dios conmocionados y sorprendidos ceden a la petición. – Inicialmente este cuerpo me perteneció, su posesión solo se discutirá conmigo…-

En el exterior, el cuerpo de Hefestos ha dejado de contraerse, el campo eléctrico que lo rodea desaparece mientras martillo y rapier caen al suelo, vacías, inertes. Arsa se levanta, su característico cabello rojo ha cambiado a dorado con una incipiente melena, sus ojos verdes miran a su alrededor, guerreros descendidos del Olimpo han llegado a la terraza, sus características alas de variados colores, su blanca tez brillante al sol y sus armaduras blancas con adornos de oro y plata no permiten confusiones. Han rodeado a los ocupantes del lugar, a todos excepto uno, alguien por que el no deben preocuparse, un dios, un olímpico. Sus armas apuntan al tiempo y a la discordia, si logran detenerlo a él, todo se detendrá.

Arsa camina entre los guerreros, sus alabardas, masas y espadas están preparadas para atacar, armas creadas por él en un tiempo que ahora parece lejano, sombrío, casi un recuerdo, ahora apuntan a sus amigos casi hermanos. La voz de Zeus retumba en el lugar, una orden ha sido dada, Hefestos debe volver al Olimpo junto con cronos y los demás ocupantes de la terraza.

Un relámpago surca el lugar, decenas de guerreros vuelan por los aires, algo los ha golpeado, un trueno, pero no de Zeus, alguien más ha usado su técnica, muchos miran como la mano del herrero se encuentra levantada, ha sido él quien ha atacado. –ninguno de Ustedes debe apuntar con al señor cronos – dice mientras se acerca al titán.

Spoiler:

Espada del ejercito de Zeus

Masa


Alabarda


_________________
SOY EL FUEGO QUE QUEMA, DESTRUYE Y DA NUEVA VIDA.... UNETE A MI Y SERAS SALVADO, ODIAME Y SERAS CENIZAS






Tu Sabes Pensar, Aprende a Pensar Por Ti Mismo
avatar
Arsa
Dios Hefesto
Dios Hefesto

Mensajes : 148
Puntos : 100

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por vivy63 el Miér Mar 13, 2013 1:12 pm

Una diosa misteriosa, retraída, fuera de si, contemplaba con temor todo aquello que sucedía a su alrededor, al fin había ocurrido, los dioses habían cedido ante la trampa del titán del tiempo…. Los relámpagos inundaban la habitación, Zeus había enviado ayuda, pero que tanto quería ella huir??
Hefestus era diferente ahora, los alados enviados por Zeus intentaban contener la situación, pero para ella era tarde… no encontraba remedio ni sentido a su perdición…
la diosa veía el mundo derrumbarse ante sus ojos, su enojo se convertía en miedo, y su amor mas parecía miedo que cualquier otra cosa…. No podía creer lo que contemplaba… hundida en el fuerte pecho del titán, la diosa dejaba escapar sus lagrimas, solo el la sostenía como antes la sostuvo su dolor… ahora se hallaba allí de pie frente a la souma y se sentía confundida y perdida, sabia que tarde o temprano terminaría cediendo a lo que se le pedía… tan poco era su voluntad ante el cariño de cronos que la diosa anticipaba en su corazón la muerte de su estirpe…
Su mirada azul se perdía en los ojos grises de el, quien ya no la observaba, una lagrima rueda por su mejilla de nuevo, un paso hacia adelante seria su mas grande muestra de amor, pero también seria su inminente perdición…. la diosa se encontraba atrapada por sus propios sentimientos, y su mirada se llenaba de tristeza… morir, él le pedía morir… y ella dudaba…
El tiempo se detuvo por segundos interminables, o al menos así lo sentía Eris, sus incontenibles lágrimas habían reposado en la mano del titán del tiempo… pero de nuevo se habían escapado en vano… el silencio la absorbía y sus recuerdos la hacían temblar… su vida, los seres que dependían de su fuerza y su voluntad… el amor que le habían predicado en sitios distantes, su familia, aquella familia que la había acogido en su seno cuando el le había abandonado…. Era el momento de decidir y su decisión era el, siempre ha sido el... pero morir??
Tanto lo amaba que incluso su vida daría por darle la felicidad, pero y su dolor, todo aquello que sufrió por el seria capaz de olvidarlo?? La diosa contemplaba ahora el suelo, su mirada perdida se encontraba perdida en su bello calzado… de repente, su cosmos se enciende, un ultimo acto de rebeldía y luego…. Su mirada se levanta y su kamey la cubre y sus pasos se dirigen ante el titán… su tridente descansa en su mano, una manzana de oro solido en la otra… una mirada llena de rencor la acompaña… y su mano levanta, parecía querer atacar a sable, pero no era esta su intención.. la manzana cae al suelo y en ella la marca de su nombre para la eternidad… lo mira por ultima vez ante los asombrados ojos de los titanes allí presentes, fieros y molestos dispuestos a matar a la diosa por defender a cronos… la diosa se da la vuelta su cosmos se apaga, desaparece, muere…
Camina en silencio hacia la souma y la observa de pie frente a ella, los pensamientos parecen gritos dentro de su cabeza… una última despedida, una revelación de amor en silencio, un corazón roto y lleno de dicha a la vez… la quiere aunque eso implique morir…
Su cabeza comienza de nuevo a trabajar y los recuerdos invaden su alma…
“Han pasado siglos desde que me abandono a mi suerte… sabia bien que sobreviviría… y ahora simplemente viene a mi nuevamente… simplemente me pide morir para quedarme en la eternidad con el sin ser yo…. Simplemente me ama tanto que prefiere matarme antes de abandonarme…”
Los ojos azules de Eris se clavan en la gris mirada de sable quien la observa… llena de jubilo y confianza la de el… la de ella temerosa y confundida pero rebosante de amor… sus almas se entrelazan nuevamente… y ella suspira…
Después de tantos años de esperarlo, nuevamente la luz toca su corazón… de nuevo el amor ha llenado su fría alma de calor, de vida… aun la ama como ella lo ama a el… sin embargo duda… la souma se encuentra allí, siente el llamado en su cabeza pero en su corazón teme del destino…
Sin saber como su mano llega hasta la souma, que reacciona con ferocidad… su cuerpo intenta resistirlo pero su voluntad se encuentra quebrantada, sable se ha apartado unos pasos y la observa, la mirada confundida de la diosa busca a su amigo…
Hefestos hundido en su propio dilema parece ignorarla… y ella allí se encuentra vencida ante el único sentimiento que la podía destruir… El amor…
Su cuerpo se resiste pero su quebrantada alma ha cedido… una ultima mirada de la divinidad, se clava en Cronos… vencida al fin por su propio corazón, la diosa ha decidido entregarle lo único que no le había podido quitar… la diosa muere en silencio mientras entrega su cuerpo a Rea…
La oscuridad la atrapa… ve su rostro y su cuerpo, pero ella ya no se encuentra mas allí, el le ha pedido que le entregue su bien mas valioso en nombre de su amor… su alma se aleja, mientras renace la titanide… irónicamente la discordia ha muerto para dar vida a la madre de los dioses…

_________________
[flash][/flash]
avatar
vivy63
Diosa Eris
Diosa Eris

Mensajes : 52
Puntos : 13

Volver arriba Ir abajo

Re: Antiguos Camaradas.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.