El despertar de Hevelius

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El despertar de Hevelius

Mensaje por OH ME el Vie Dic 07, 2012 1:02 am

PREVIAMENTE...
Hevelius habia tenido un encuentro con el caballero dorado de Acuario bajo la influencia del cuarto sello una noche mientras se disponia a dirigirse a la reunion de Athena con sus caballeros en la sala del Pontifice. Athena a traves de Acuario logro purificar el alma de Hevelius y lo libero de las influencias del cuarto sello. En el transcurso de ello, Hevelius habia salido gravemente lastimado y habia perdido la conciencia...
______________________________________________________________________________


Estaba amaneciendo y ese día, en el cuarto templo del Santuario de Athenas, se hallaba aparentemente inconsciente Hevelius, el caballero guardián de ese templo.

Después de un fuerte enfrentamiento contra el caballero de Acuario, Rickinova. Hevelius había sufrido un colapso mental y se había desmayado, pero, en ese entonces había estado poseído por el cuarto sello. Ahora lucia diferente, ya no poseía ese aspecto verdoso y repugnante, había vuelto a ser como antes.

El caballero de Acuario, se tomó la molestia de trasladar el cuerpo de Hevelius hasta Kyokaikyuu y reposarlo en el suelo, cubierto con una fina sábana blanca hasta el cuello, junto a él, una nota en una hoja.

Parecía sumido en un letargo profundo, donde solo él sabía lo que pasaba por su mente, pero quizá, solo estaba muerto. Así trascurrió unas dos horas más hasta que de repente, el aparente cuerpo muerto, empezó a dar vestigios de vida. Hevelius estaba vivo aun.

Después de su fuerte lucha contra el corrupto cuarto sello, Hevelius había vuelto a ser como antes, pero al parecer, no recordaba nada de lo sucedido. Abrió los ojos lentamente para mirar un poco distorsionado el techo del lugar. Al afinarse su mirada, voltea lentamente a todos lados como preguntándose en donde andaba. Lentamente se va levantando apoyándose de sus menos que, sin querer, topan con la hoja de papel junto a él, que llama su atención.

¿Qué es esto? una nota. Quien la habrá escrito, pero además de eso ¿Dónde estoy? Me siento muy agotado. Que extraño, el entrenamiento debió ser tan rudo que me desmaye. A ver qué dice aquí

Se encoge de pies y se sienta en el suelo acomodándose como pudo, dejando caer la sábana en sus piernas, dejando al descubierto su torso desnudo. Tomó la nota entre sus manos y se dispuso a leerla con mucha atención.

“Caballero dorado de Cáncer, Hevelius. Me dirijo a ti con gran orgullo y admiración por haber sido uno de los pocos rivales que me han hecho pasar las duras. Eres un gran sujeto y gracias a la fuerza cósmica de la diosa Athena, hemos podido liberarte del mal que controlaba tu mente.
Quizá no lo sepas ahora y muchas cosas pueden parecerte confusas, pero no trates de entender todo lo que ha pasado contigo. Solo continúa adelante y sé el mejor caballero dorado a la orden de nuestra diosa. Creemos, confiamos y estamos seguros que serás un fiel protector de lo correcto de este mundo.

Al amanecer te estaremos esperando en la entrada a las doce casas por órdenes del Patriarca, donde este nos llevara al encuentro con nuestra diosa en una reunión muy importante. Muchas han acontecido estos últimos días que estuviste ausente y una de esas es una alianza con el dios Poseidón en aquel lugar donde vamos. Nos veremos allí fiel caballero y espero que con el trascurso de lo que suceda, vayas aclarando poco a poco tus dudas.

Antes de que llegues al lugar acordado, por favor pasa por el templo de Aries, allí te dejo algo que necesitaras. Sin más nada que decir se despide, Rickinova.”

vaya, entonces no fue un sueño lo que me sucedió en el encuentro con el soldado marino. Algo intentaba poseer mi cuerpo. Al parecer lo logro pero no por mucho. Gracias caballero de Acuario por liberarme de ello. Me has ayudado mucho desde que llegue aquí, te debo mucho, y gracias también diosa Athena por darle la fuerza para despojarme de “eso” que me controlaba.

A pesar de todo, conseguí llegar más allá de lo que imaginaba… Caballero dorado… Claro que si Rickinova. Juro lealtad a Athena y proteger este lugar y defender todo lo que sea justo y bueno y seguir las causas e ideales de mi Diosa a partir de ahora.

Ya casi amanece, es hora de partir…


Hevelius dibuja entonces un seño de determinación en su rostro y decide alistarse para partir. Ya casi amanecía y a pesar de sus dolores por la pelea anterior, se levanta sin perder el tiempo, deja caer la sábana que lo cobijaba y se dispuso a alistarse.

Al cabo de unos minutos una silueta ya se dibujaba entre las puertas del templo de Kyokaikyuu. Hevelius ya estaba listo; vestido de un elegante traje de gala negro con fondo blanco, un pantalón negro y unos zapatos mocasines de igual color; Su cabello negro y crespo, que lucía un poco largo, lo tenía recogido en una “cola de caballo” con una tira blanca; su mano derecha curiosamente vendada; y en su espalda, cargaba una extraña caja, que parecía un ataúd. Era momento de ir a su encuentro con sus camaradas y su Diosa.

Comenzó su caminar cuesta abajo por entre las escalinatas del Santuario. Al contemplar el entorno le hacían venir varios recuerdos que luego dejaba dibujar en su mente en largos transes. Todo estaba bañando en el alba mientras el pensativo Hevelius bajaba las escaleras y pasaba los templos, entrando por sus salidas y saliendo por sus entradas. Géminis, luego Tauro y por ultimo Aries. Estas últimas se encontraban en total silencio y vacías pero al entras a Aries se toparía con un total abandono.

Bajaba entonces las escaleras, ya casi por llegando al templo de Aries, cuando recordó las últimas palabras de Rickinova plasmadas en la carta.

Algo que necesitare en ese encuentro…que será a lo que se referirá Rickinova…

Entró entonces al oscuro salón del templo de Aries. Allí no había nadie, el lugar estaba vacío, incluso en total abandono. Las paredes estaban cubiertas de espesas telarañas y el suelo inundado de una gruesa capa de polvo. Todo lo detallaba asombrado hasta que se había topado con algo que le hizo sonreír. Frente a él se encontraba la Pandora box de Cáncer bañada en oro y resplandeciente. Al parecer, Rickinova se había tomado las molestias para mandar a repararla después de haberse vuelto añicos en su anterior encuentro. Allí dentro de esa enorme caja, estaba la armadura de oro de Cáncer, la que ahora le pertenecía por derecho y condecoro de la mismísima diosa Athena. Se detuvo un instante pensando si debería tomarla o no y recordó de nuevo las palabras del dorado de Acuario plasmadas en la nota y con determinación y orgullo, tomó el cofre y lo llevo consigo a cuesta en su espalda, junto a su extraño ataúd.

Estaba completo entonces, ya tenía lo indispensable y estaba listo para partir hacia su encuentro con los otros camaradas del santuario. Tomo la armadura y partió. Se detuvo un instante en la entrada del templo para contemplar el cielo que ya estaba corriendo el alba. Se sintió confortado por haber llegado a ese lugar y tener gente alrededor que lo estimaba.

Gracias… no los defraudaré

Continuo su marcha cuesta abajo hasta llegar a la entrada del Santuario donde no distinguió a nadie, ni un solo soldado se hallaba allí, ni siquiera cerca. Era extraño que nadie anduviera si Rickinova había dejado claro que allí seria el encuentro y Hevelius confiaba en esa palabra. Camino entonces un poco más hacia las afueras decidido a encontrarse con alguien a quien poder preguntarle lo que ocurría. En ese momento, el ambiente se distorsiono, traspasando una especie de barrera cósmica muy extraña, pero curiosamente al pasar la barrera, se hallaba un portal dimensional abierto.

¿Sera por aquí a donde deba ir? Nunca había visto algo así desde que llegue al Santuario. Quizá es una especie de protección. Bueno, sea cual fuese el caso, no tengo tiempo que perder. Entrare por aquí

Entro entonces el portal dimensional determinado a hallarse del otro lado con sus camaradas y su Diosa.

_________________
Narro | Hablo | Pienso

: 0 : 1 : 0 : 1


avatar
OH ME
Santo de oro de Cáncer
Santo de oro de Cáncer

Mensajes : 1004
Puntos : 1180

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.